La Guardia Civil española se incautó de 696 kilos de cocaína ocultos en un contenedor que transportaba un barco procedente de Chile con piezas de helicópteros, y que atracó en el puerto de Algeciras, en la provincia de Cádiz (sur).

El alijo fue descubierto el pasado 24 de mayo cuando, gracias a la colaboración internacional, la Agencia Tributaria española fue alertada de que un contenedor que tenía prevista su escala en el puerto español podría transportar una importante cantidad de cocaína, informó hoy ese organismo oficial.

Los agentes detectaron un contenedor sospechoso con origen en Chile y, tras inspeccionarlo, hallaron entre la mercancía declarada doce sacos con unos 58 kilogramos de peso, que portaban pastillas de cocaína de gran pureza.

En total se aprehendieron de 576 pastillas, con un peso bruto de 696 kilos.

Para ocultar la droga los narcotraficantes usaron el llamado “gancho ciego”, que consiste en la utilización de una ruta comercial legal para la introducción y transporte de distintas cantidades de droga, fundamentalmente de cocaína.