En una declaración de siete puntos, la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa) se refiere al caso de espionaje que afecta a la entidad gremial que lidera Hermann Von Mühlenbrock.

En un primer punto, aclara que “la semana pasada en nuestra organización gremial se tuvo antecedentes de la posibilidad de una vulneración de la seguridad y privacidad de nuestras instalaciones”.

La entidad gremial agrega que una vez conocido el asunto, “tomamos conocimiento de estos hechos encargamos la revisión completa de nuestras oficinas y equipos de comunicación a una empresa especializada, y requerimos la asesoría jurídica correspondiente”.

Tras la revisión, “los antecedentes recibidos fueron puestos en conocimiento del Comité Ejecutivo, acordando esta instancia unánimemente presentar una denuncia a la Fiscalía con la finalidad de investigar, esclarecer estos hechos y determinar a sus responsables”, se lee en el texto.

En ese sentido, sostiene la Sofofa que “todas estas acciones se han ejecutado en el más breve lapso posible, ingresando la denuncia en el Ministerio Público una semana después del primer hallazgo y 24 horas después de recibido el informe técnico evacuado por la empresa especializada”.

Para el gremio, estos hechos son de la mayor gravedad y es fundamental una acuciosa investigación”.

Finalmente, afirman que pese a todo, “reafirmamos nuestro compromiso con institucionalidad y los procedimientos de nuestra organización, incluido el proceso electoral en curso, los que no se verán afectados por esta agresión de la que Sofofa, en su conjunto, ha sido víctima”.