El hasta la próxima semana presidente de la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa), Hermann von Mühlenbrock aseguró hoy que no tiene información para pensar que el espionaje haya podido alcanzar a otros gremios empresariales y empresas, y que la fecha de inicio del espionaje es materia de investigación del Ministerio Público.

“Me parece inaceptable que frente a una gravísima agresión a la institucionalidad de la Sofofa, que afecta no solamente al gremio sino que también a los empresarios y al país, se hagan conjeturas y se especule sin ninguna base. Nosotros como Sofofa hemos optado por un camino diferente, el de la responsabilidad y pleno apego a la institucionalidad”, dijo sobre la posibilidad de un automontaje.

La detección del micrófono en su oficina golpea directamente las elecciones que se desarrollarán el próximo miércoles con un único candidato, el director de Colbún Bernardo Larraín Matte.

“No tiene sentido, ni lógica alguna, plantear una tesis así (de boicot), la mesa directiva ha actuado con un compromiso claro con los procesos de la Sofofa, particularmente con la elección, que jamás ha estado en duda. No nos parece responsable hacernos cargo de hipótesis y rumores (…) No podemos perder de vista que Sofofa, como institución, y yo en lo personal, somos víctimas de un hecho delictual”, dijo a El Mercurio.