El general director de Carabineros, Bruno Villalobos, se volvió a referir hoy al mega fraude en Carabineros, reconociendo la crisis al interior de la institución y señalando que no está en condiciones de descartar que éste siga creciendo.

En entrevista con El Mercurio, Villalobos descartó la posibilidad de renunciar. “La gente tiene derecho a opinar. Lo único que puedo decir es que por ningún motivo voy a eludir mi responsabilidad de conducir esta institución, más aún cuando está en juego reivindicar nuestra historia y tradición”, dijo.

“La Presidenta me entregó la enorme responsabilidad de dirigir Carabineros hace casi dos años, y estoy seguro de que espera que yo en enfrente y resuelva estas graves situaciones. Es mi compromiso con la Presidenta, con Chile y con los carabineros, y no los voy a defraudar”, agregó.

Villalobos dijo además reconocer que “como general director y como institución fallamos. Me duele decirlo, pero tengo que reconocerlo. Les pido perdón a los chilenos por lo ocurrido; nos avergüenza. Pero les pido que nos juzguen, al final, por la forma en que estamos enfrentando esta crisis y por el cuerpo de Carabineros que tendremos al término de este camino”.

Según el general director, por ahora no se puedo descartar que siga subiendo el monto del dinero defraudado porque “deben faltar alrededor de 2 o 3 años de revisar para completar el sistema y dar certeza respecto de las personas y dineros involucrados”.

Sobre el control de Carabineros, Villalobos señaló que Contraloría hizo unas 40 auditorías de 2010 a la fecha, formuló observaciones y pidió sumarios, incluso al general (r) Echeverría, pero no hubo sanciones mayores. “Nosotros no dejamos nada al azar; si la Contraloría informa de alguna irregularidad, la investigamos. Hay que ver cuáles son las faltas y el tiempo en que ocurrió cada caso. Si estaban prescritas, obviamente no hubo sanción, pero no es que no hayamos querido aplicarla. Y es una de las modificaciones que hemos propuesto: que las faltas prescriban a los 5 años, y no a los 6 meses, como hoy”.

Además, la autoridad señaló que no hay protección a ciertos cargos en la institución señalando que en su periodo ya ha echado a dos generales, no solo a Echeverría, de quien dijo que se ha revelado hoy “como una muy mala persona, un delincuente”.

“Me da rabia e impotencia. Mientras todos los carabineros trabajábamos y nos empeñábamos en dar seguridad a la gente, estos individuos que mancharon su uniforme ocupaban su tiempo en robar y ocultar los delitos. Yo me pregunto: si había gente que sabía, ¿por qué no lo denunciaron? ¿Pensaron que iba a ser eterno, que no los pillaríamos?”, dijo.

“Algunos hablan de que estaría preparando su salida. Por ningún motivo voy a eludir mi responsabilidad y el compromiso que tengo con la Presidenta, Carabineros y todos los chilenos. Yo, al igual que la inmensa mayoría de los carabineros de Chile, hemos llevado y moriremos con una vida austera. No elegiré el camino fácil de irme a retiro sin resolver este problema. Yo no voy a renunciar; vamos a seguir el camino de la verdad y la transparencia, aunque sabemos que será durísimo”, finalizó.