En su edición de ayer, El Mercurio publicó una nota sobre los 500 años de la Reforma y Martín Lutero. En parte del escrito se lee “celebrar centenarios es común, pero no lo fue siempre. La idea surgió en 1617, cuando se cumplieron los primeros cien años desde que un monje agustino, de nombre Martín Lutero, publicara 95 tesis, en las que cuestionaba el poder y las indulgencias, o sea, al Vaticano”.

“Vana es la confianza en la salvación por medio de una carta de indulgencias, aunque el comisario y hasta el mismo Papa pusieran su misma alma como prenda”, dice una de las tesis, citada por el medio de la familia Edwards.

Este miércoles, en el mismo diario, el académico, historiador y doctor en Filosofía, Julio Retamal, escribe una carta para hacer un punto respecto de la publicación.

Según sostiene Retamal, en el escrito se alude a que Lutero cuestionaba el poder del Vaticano. Pero, y ahí el asunto, recuerda que el “”Vaticano” es una creación de 1929″.

Entonces, subraya el historiador- “al que cuestionó Lutero fue al Papa León X, o si se quiere, a Roma o a la Iglesia Católica. Pero no cuestionó a lo que en el siglo XVI no era más que una colina de Roma”.