El alcalde de Santiago, Felipe Alessandri, cumplió con su promesa en campaña, basada en el lema “Rompe, paga” y presentó la primera demanda por daños en una toma contra apoderados del Liceo 7. Se trata de un grupo de padres de cinco estudiantes del Liceo Teresa Prats, que son parte del centro de alumnos, y que enfrentarán una demanda civil de la Municipalidad de Santiago que exige el pago de 3 millones 300 mil pesos como indemnización por los daños de la toma de mayo en ese establecimiento.

“Hoy lo que estamos haciendo es tomar medidas de sentido común, que beneficiarán a toda la comunidad, porque no podemos seguir gastando millones en reparar daños que fueron provocados por un pequeño grupo”, argumentó el edil, según informa La Segunda.

A su vez el jefe del departamento jurídico de la dirección educacional del municipio, el abogado Christopher Gotschlich explicó que la demanda se interpuso contra los papás de las integrantes del centro de alumnos, porque “fueron ellas quienes convocaron a la toma, que es un acto ilícito y así lo ratificó la Corte Suprema en un fallo del 2014. La toma de constituye delito de usurpación de propiedad”.

El abogado también explicó que, en paralelo, se presentó una querella penal contra quienes resulten responsables y que en el caso de tomas en otros colegios se seguirá el mismo camino judicial.