El remedio fue peor que la enfermedad, reza el dicho. Y así fue como hubiese sido preferible que Loreto Iturriaga, hija del violador de Derechos Humanos, Raúl Iturriaga Neumann, mejor no hubiera explicado qué quiso decir cuando enfrascada en una discusión tuitera con una mujer le dice “deja de inventar cosas mujer que pasan sólo en tu mente perturbada y sucia. Te mueres de ganas que un honorable te violara”.

“Respondí a algo que yo me sentí completamente ofendida, porque yo quiero que me diga ella dónde están los expedientes donde dice lo que ella está aseverando ahí. Entonces, reconozco que fue un error, porque uno que es cristiana no debe responder de la misma manera, y respondí un exabrupto con otro exabrupto. No estuvo bien, no usé las palabras adecuadas, y no fue de la manera que lo quise plantear”, dice Loreto Iturriaga anoche en Mentiras Verdaderas de La Red.

Frente a su respuesta, el conductor Ignacio Franzani le insiste que su comentario, más allá de las explicaciones, es aterrador, pues se trata de una mujer festinando con el hecho de que otra mujer sea violada.

“Me extralimité quizá en mi pasión de enojo, porque no puedo decirlo de otra manera. Soy humana y reconozco mis pecados”.

Entonces, sobre si está arrepentida, dice “claro, quizá debí haber utilizado una palabra más adecuada”.

Franzani le pregunta además sobre los antecedentes y testimonios de víctimas que existen respecto de la llamada “venda sexy”, una casa dedicada a las torturas de índole sexual, en la que se usaron perros y ratas para torturar y violar mujeres.

“Eso es falso. De testigos falsos. Dejame decirte que eso es mentira. Yo pienso que eso es mentira. Doy fe que eso es mentira”, asevera.