Patricia Maldonado
“¡A mí me importa un reverendo perro el aniversario del Clinic! Te lo digo altiro. No gano na’ con esa hueá. Oye, esa portada donde digo que me importa un pico las redes sociales, me la meto por la raja, ¿me la puedes conseguir? Quiero enmarcarla. Encuentro fantásticas las portadas, maravillosas. Ningún diario común y corriente, ni La Cuarta ni La Tercera ni Las Últimas, menos El Mercurio, hueón, ubícate, hubiese puesto esas frases mías. Se habrían guardado. Mis hijos saltaron en el aire. ¡Qué es esto!, me dijeron. Mis hermanas igual: “hueona, qué hiciste”. Pero si es cierto, les respondí yo, qué tanta hueá. Al principio tenía cierta preocupación por lo que dijeran en el canal, pero nada, me dijeron: “harto garabato, Maldonado, pero estuvo divertida”. Eso me pareció positivo. A mí me gustó una donde salgo de virgen y tengo en el corazón a Don Agusto. Es muy buena esa hueaaaaa. Súper creativa. Encuentro que son creativos los hueones; comunistas los conchesumadres, pero creativos. A mí no me molesta. Me molestaría si dijeran que soy traficante de drogas, o que violé un niño. Dicen esa hueá y les quemo el The Clinic. Pero que se rían de mí, que soy vieja, que soy gorda, que soy facha, aaaah tai hueón, me cago de la risa”.


 

Alejandro Guillier
“La portada que más me acuerdo es la del Chapulín Colorado. ¡Notable! Eso sí, me faltó el chipote chillón. Esa portada es de una época en que recién asomaba esta candidatura, no estábamos en tierra derecha como ahora. Ahora tendríamos que agregarle: ¡Síganme los buenos! Y si me siguen en una de esas la hacemos”.


 

Javiera Blanco
“No participaré del tema”.


 

Francisco Vidal
“Me acuerdo de una en que aparezco con el cuerpo de Arturo Vidal y decía: “Cagó Vidal, denme pelota”. ¡La encontré fantástica! Muy creativa, ingeniosa. Después me agarraron pal webeo, ¡ni te cuento! Pero no me molesté para nada. Todo lo contrario, me reí mucho. La vi en la esquina de Vicuña Mackena con Curicó. Me la tenía guardada un conocido que trabajaba ahí”.


 

Giorgio Jackson
“Ni recordaba que aparecía en una portada del Clinic. Para tantas buenas portadas que tienen, ésta me parece más bien de las fomes”.


 

Anita Alvarado
“Publican todo lo que queremos decir a ciertas personas. Y lo mejor es que lo hacen con imágenes. Me acuerdo de una mía que decía “La mina disputada”. Es la ironía de los chilenos, está bien, no me molestó. Yo sé llevarme con este tipo de humor, porque también soy irónica. Me gustó una portada en la que sale la Presidenta en traje de baño. Es como “ya, qué bueno, somos normales”. Cuando hice el programa Anita sin Filtro, Clinic publicó algo y ni te imaginas las visitas que tuvimos, es que la cagó. Sobre todo de los cuicos, que estuvieron pegados de principio a fin. El humor ayuda a que nos saquemos las caretas y nos veamos normales. Es súper rico cagarse de la risa del otro, del que se cayó…Esa es la verdad del chileno”.


 

Guido Girardi
“The Clinic ha hecho un aporte a crear humor inteligente. Además han tenido un planteamiento con códigos del siglo XXI. En general me río con las portadas. Me acuerdo de una que aparezco con Fernando Flores en una cajetilla de cigarros. Tuvimos una disputa fuerte con él. Es una persona muy capaz, inteligente, nadie lo pone en duda, pero terminó en la derecha. Era descalificador, avasallador, negando al otro de manera brutal. Creo que representaba muy bien una pugna muy dura que había dentro del PPD”.


 

MEO
“No me acordaba que eran tantas portadas que me había regalado el The Clinic. Recordaba dos o tres. A la democracia, el humor sólo le puede hacer bien, nunca daño. Mi favorita es la del 18%. Es sabido que mi formación cultural es de París, porque ahí crecí. La cosa corralera, huasa, la aprendí tardíamente. Gracias a la Karen me he transformado en un esforzado bailarín de cueca. En términos griegos, mucho mejor que Lagos Weber. Algunas portadas las guardo. Pero la verdad es que no recordaba esta historia de amor con The Clinic. Es como descubrir una novia antigua, llena de secretos y rincones. ¿Si es mutuo? Siempre es mutuo, no existe el amor no correspondido”.


 

Negro Piñera
“Me agarran pal webeo duro y parejo. Es delicado para mí, me dejai mal en todas, po perrito. Igual me las tomo con sentido del humor. Como las imitaciones de Kramer o Yerko Puchento; me cago de la risa con él, aunque sea puntuo el hueón. Tengo la capacidad de reírme de mí mismo. Las portadas las tengo todas guardadas, pegadas en una pared en mi casa, como esa del carrete. Todo lo que me llega lo pego en un collage que armé en una sala de música que tengo. Me cago de la risa con The Clinic. Se pasan a veces los cabros, pero esto es sin llorar. Sentido del humor, perrito”.


 

Evelyn Matthei
“La portada de la muñeca era tan divertida. Además que me pusieron tan bonita. El juego entre Mattel y Matthei era genial y salí con un pelo y una figura que ya me los quisiera. Ahora, el título no veo por qué, ah. El Barbie chucheta no lo entendí ja,ja,ja. La vi en el centro. Mi familia no la vio. Por suerte, porque ellos creen que no digo ningún garabato ja,ja,ja. Los cercanos me decían “oye, que estás regia”. Me causó demasiada, risa. La verdad es que nunca me he molestado. Los de mi sector son más atacados, porque ustedes son lo más izquierdista que hay. En general, paro para ver la última brutalidad que sacaron. Eso sí, no las guardo, porque no guardo nada. Pero encuentro que las portadas son geniales. Creo que están a la altura de The Economist, que son súper creativas. ¡Sí pue, es un piropo! Yo me río mucho con The Clinic. El 2018 me imagino que celebrarán en grande los 20 años de vida. Claro que difícil que lleguen a esa fecha. Qué pena”.


 

José Miguel Insulza
“Me acuerdo de una que me hicieron cuando asumí como agente en el tribunal de La Haya. Decía: Chile tiene un nuevo agente: su nombre es Tond, gua tond. Debe haber sido por mi peso, pero en realidad ha disminuido un poco desde entonces. Fue una buena portada. La otra fue un poquito más dura, cuando dije algo bueno de Pablo Longueira y me pusieron en pelota porque le había prestado ropa. Pero me divirtió también. Ambas portadas las compré. La primera me la guardé. La segunda debe estar por ahí, pero no está en mi archivo de fotos como la otra. Todo el mundo se preocupa cuando le dicen que salió en una portada del Clinic. Pero en general, todos se ríen. ¿Cuál es mi favorita? Por alguna razón “Joaquín Lavín y los hijos de Putín”, cuando él viajó a Rusia”.