Como era esperable que sucediera, Sebastián Piñera fue consultado esta mañana por el episodio que tuvo lugar este último jueves cuando, en el debate radial de la derecha, la periodista Pilar Molina le pregunta a Manuel José Ossandón si alguna vez pidió boletas o facturas truchas, y a renglón seguido le tira el dato sobre la mesa. “Un empresario ema mí me llamó un empresario que sabía que yo venía a estas primarias y me señaló que usted a él le había pedido dos facturas, cada una por cinco millones de pesos. Después le puedo dar el nombre”.

“No creo que estuviese tratando de beneficiarme a mí, porque ella es periodista sin duda y es una periodista inquisitiva”, dice Piñera ante la pregunta de que si, como acusa Ossandón, ella buscaba beneficiarlo.

A propósito de ese tema, aprovecha de quejarse de que “los periodistas en mi opinión cuando están entrevistando un candidato debieran darle la oportunidad de expresar sus ideas y puntos de vista”, recordando su pasada por Tolerancia Cero.

“La señora Pilar Molina mintió en la acusación que formuló. En su primera intervención, ella señaló que yo le habría pedido una boleta a alguien y realicé un acto de corrupción. Después manifiesta que un tercero, a mi nombre, habría pedido una boleta. Desde el minuto uno se está contradiciendo en esta calumnia que levanta contra mí. Esto lo considero inaceptable y por lo tanto presentaré una querella en contra del denunciante y de la periodista”, fue lo que dijo Ossandón ayer por la tarde tras el encontronazo. Esta mañana, en conversación con Bío-Bío acusó una operación política.