Rafael Garay ha declarado dos veces ante la Fiscalía, instancia donde ha confesado parte de los detalles de la apropiación de al menos $1.750 millones de inversionistas que confiaron en él para mejorar sus ingresos.

Un artículo de La Tercera revela sabrosos detalles de sus conversaciones con los persecutores, como que parte del dinero defraudado terminó en el financiamiento de su fallida campaña senatorial en el Biobío.

Al mismo tiempo contó cuando comenzó a ser denominado como economista, luego que un periodista de Chilevisión lo escuchó hacer una proyección distinta a la del Banco Central. “Me dijo que si la estimación era correcta me iban a invitar a las noticias. Mi estimación fue correcta, por lo que realicé un móvil desde el patio del canal, en ese lugar comenté y realicé un análisis económico. En ese momento me denominaron como economista” manifestó Garay ante ante la Fiscalía en el mes de mayo.

El artículo señala que Garay confesó haberse gastado “en artículos de consumo diversos: alredesor de $500 millones”.

Una de las inversiones fallidas de Garay fue un evento deportivo llamado “Sudamericano de Kudo Brasil versus Chile” sobre el cual cuenta que “Pensaba recuperar con el borderó que se iba a obtener en Porto Alegre. Esta inversión no tuvo buenos resultados, ya que se decidió hacer la entrada gratuita”.

Según las declaraciones del ingeniero Garay, en sus últimos años estuvo conviviendo con el alcoholismo y la depresión. Sobre el artículo señala que el hoy preso reconoce que “el 2011 di una entrevista en estado de ebriedad en TVN”, explicando además que en ese momento consumía “Somno”, que él define como “un psicotrópico que se usa para personas con trastornos severos del sueño”.

En otro pasaje del artículo, se recuerda una declaración de Garay a la Fiscalía donde señala que en el año 2014 “estaba en un estado de alcoholismo y además en fase maníaca de la bipolaridad, se suma a esto el componente depresivo suicida, en esta bipolaridad se incluye el exceso de gastos y consumo, yo en este estado que he descrito continué recibiendo dineros del público”. Para describir su enfermedad explica que se tomaba una botella de vodka a las 10 de la mañana.

Garay explica en otro episodio que intentó suicidarse pero no le resultó, momento que coincide cuando posteó en Facebook sobre su enfermedad cererbal. “Cuando comuniqué esto me inyecté 15 ampollas de insulina que compré por mercado libre. Estas insulinas pretendía que me causaran la muerte, pero solo me ocasionaron mucho sueño” precisa.

Respecto a la supuesta enfermedad, entrega detalles reveladores asegurando que era para justificar una muerte provocada por él mismo y no con el objetivo de estafar, señalando que “Inventé esta enfermedad, cuestión que se me había ocurrido el 2015 cuando vi una película de Kevin Costner que se llama “Tres días para morir”. El 2016 señalé que tenía este gioblastoma con el sentido de suicidarme y que no se cuestionara la situación misma del suicidio”.

Tras anunciar que estaba enfermo, iba a dar una entrevista en La Red en el programa Mentiras Verdaderas, sobre lo cual relata que “en una primera oportunidad llegué en estado de ebriedad al programa por lo que Beatriz Sánchez, a la que me encontré en el pasillo, notó mi estado y señaló que no me sacaran al aire”.