El precandidato presidencial de Chile Vamos, Manuel José Ossandón, cerró el día en que el SII informó que no existía registros de boletas pagadas por el empresario Juan José Gana a la hermana del exalcalde de Puente Alto y Pirque, Ximena Ossandón, reiterando su inocencia y ratificando que para él lo que hubo detrás de esa información fue una operación política.

Desde la sede del Congreso en Santiago, el senador señaló esta tarde que “la declaración del director del SII, certificando que nunca existió una boleta de mi hermana Ximena Ossandón al empresario Juan José Gana, demuestra que aquí existió una operación política grande y sin precedentes en Chile”.

“Con todo esto intentaron dañar mi honra, mi prestigio y todo lo que tenga que ver con mi trayectoria, y eso para mí y mi familia es inaceptable. Nosotros hemos pensado, conversado y trabajado con todo nuestro equipo y los abogados, y determinamos lo siguiente: Hoy la única querella que se podría presentar es por injurias, y las querellas por injurias solo pueden tener un solo documento, y como han empezado a salir antecedentes nuevos como la declaración del SII, lo abogados recomiendan esperar los diferentes antecedentes para presentar en el futuro, porque lo vamos a hacer, las querellas correspondientes a quienes trataron de dañar mi honra y mi prestigio”, según informa 24 Horas.

El parlamentario continuó haciendo un llamado “a los políticos, a la centroderecha, a Chile Vamos, que una cosa es criticar políticamente como yo muchas veces lo he hecho, pero jamás he tratado con mentiras de atacar o deshonrar a ninguna persona”.

Además, el precandidato reiteró sus dardos contra la periodista Pilar Molina. “Lo mínimo que puede hacer la ética periodística es certificar una denuncia tan grave como esta. Lo que ha pasado hoy demuestra la operación política y a lo que se puede llegar en una campaña para tratar de ofender y destruir la honra de una persona”, señaló.

Finalmente, Ossandón reiteró su mensaje de “manos limpias” reiterando que “no tengo ni boletas truchas, ni facturas truchas. Si las quieren mostrar, tendrán que comprobar lo que digan”.