En medio del plenario de la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), el canciller chileno, Heraldo Muñoz, le pegó algo así como una parada de carros a su par de Bolivia, Fernando Huanacuni, luego de abordar el diferendo marítimo que ambos países enfrentan en la Haya.

En palabras del ministro de RREE, lo del canciller altiplánico fue “un ataque en contra de la historia, de los hechos y de la actitud que ha tenido Chile durante décadas de buscar acuerdos para profundizar lo que ha existido en Chile: un tratado de paz y amistad que fijó de manera perpetua las fronteras entre los dos países”.

Muñoz cuestionó asimismo que “lo que hemos tenido aquí, es la versión dialogante de Bolivia ante los organismos internacionales. Porque el gobierno de Evo Morales, desprovisto de toda sinceridad, aboga por el diálogo para así influir en terceros actores que, desconociendo los antecedentes pertinentes, pudiesen reaccionar de buena fe a estos llamados”.

Las palabras del jefe de la diplomacia chilena responden a la intervención anterior de Huanacuni, quien reivindicó el territorio que su país perdió tras la Guerra del Pacífico, al mismo tiempo que denunció que aquella situación ha provocado una daño inconmensurable a la economía de Bolivia.