Aunque cueste creerlo, la presidenta del PRI, Alejandra Bravo, hizo una analogía con el Transantiago implementado en el primer gobierno de Bachelet al ser consultada en CNN Chile por el grotesco chiste de Sebastián Piñera que dio la vuelta al mundo.

“En el primer gobierno de la presidenta Bachelet se instaló una política pública que principalmente afectó a las mujeres en su total dignidad. O alguien puede negar, en esta mesa, que con la instalación del Transantiago, del cual ella nunca ha pedido perdón, las mujeres en el transporte público, quiénes son las que andan, las mujeres trabajadoras, las mujeres pobres, y ellas sufrieron la indignidad de tener que sufrir en los vagones de Metro la falta de respeto de hombres inescrupulosos que las tratan y abusan de ellas a plena luza del dia”, justificó Bravo.

Entonces, aferrada de lo anterior, es que Bravo, replicando a su interlocutora en el estudio, dijo que “lo que me llama la atención de Karina que dice que el presidente Piñera por este hecho, por esta broma,  no puede volver a ser presidente de Chile. Entonces yo tendría que decir que la Presidenta Bachelet tendría que haber renunciado de momento que no le pidió la renuncia como un gesto, como un gesto político de verdad hacia las mujeres, ella siendo presidenta mujer, al ministro céspedes cuando se mató de la risa con la muñeca plástica”.