El presidente de Bolivia, Evo Morales, tachó hoy de “injusta” la condena de ayer a los nueve funcionarios bolivianos encarcelados en Chile desde marzo y dijo que la sanción los convierte en “mártires de la reivindicación marítima”.

“Esa condena por la Justicia chilena convierte a los nueve hermanos como mártires de la reivindicación marítima para los bolivianos”, expresó durante su discurso de inauguración de un coliseo en el departamento de Santa Cruz (este).

El presidente defendió una vez más la inocencia de los nueve detenidos, ahora condenados, y dijo que se trata de “una página negra en la historia de la Justicia chilena, condenando, sancionando, sentenciando a los nueve hermanos para favorecer a los contrabandistas delincuentes”.

Los funcionarios bolivianos fueron detenidos el 19 de marzo por carabineros chilenos, que los acusan de haber cruzado la frontera para intentar robar camiones con mercaderías.

En cambio, Bolivia ha sostenido que sus funcionarios realizaban un operativo contra el contrabando cuando fueron detenidos.

El Juzgado de Garantía de Pozo Almonte, en el norte de Chile, decidió condenar y expulsar a los nueve funcionarios bolivianos.

En la audiencia de lectura de sentencia que se desarrolló este miércoles, la jueza chilena Isabel Peña dio por acreditados los delitos de robo con violencia y contrabando para los siete funcionarios aduaneros, y el de porte ilegal de armas para los dos militares que los acompañaban.

Según Peña, la expulsión debe materializarse dentro de los próximos 30 días.

“Tarde o temprano autoridades chilenas tienen que resarcir de los daños a los nueve hermanos bolivianos detenidos, ahora condenados”, reclamó Morales.

Además, el mandatario volvió a incidir en que la condena es una venganza por la demanda marítima a nivel internacional.

A su vez, el vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, durante una rueda de prensa, afirmó que la condena responde a una supuesta “instrucción política” sobre la Justicia chilena y que con ella se está “institucionalizando el contrabando”.

“Hay una subordinación de la Justicia chilena y una institucionalización del contrabando de Chile en Bolivia, ese es el resultado”, dijo García Linera, quien destacó que ni el Gobierno ni el país se van a quedar “con los brazos cruzados”.

Estos dos países se encuentran en tensión por dos querellas que mantienen en la Corte Internacional de Justicia de La Haya debido a un diferendo marítimo que data de la Guerra del Pacífico y el uso de las aguas de la zona fronteriza boliviana del Silala.

Bolivia reclama a Chile la restitución de la salida al Pacífico pérdida en esa guerra, en 1879.

Chile y Bolivia rompieron sus relaciones diplomáticas en 1978, que actualmente mantienen sólo a nivel consular.