A diferencia de Arturo Vidal, el zaguero de la selección chilena, Gonzalo Jara, recuerda a Marcelo Bielsa de una manera distinta, medular, como si en su vida futbolística hubiera un antes y un después del “loco”.

“A mí me enseñó a jugar”, responde en la zona mixta del Spartak Stadium de Moscú apenas acaba de jugar Chile con Australia.

Jara, en todo caso, dice que las diferencias de opiniones son respetables, y por eso evita cuestionar que Vidal haya dicho que “Bielsa no nos cambió nada, eso lo hicieron Sampaoli y Pizzi que nos sacaron campeones”. “Cada uno tiene su opinión y ese es el pensamiento de Arturo”, responde.

De todos modos, el respeto y admiración que Jara profesa a Bielsa es mutuo, pues tiempo atrás, en una charla en un rincón del mundo, el rosarino contó que hay unja jugada táctica que se llama precisamente Jara. “Dos jugadores que están a la misma altura y en vez de pasarse la pelota eliminan al rival con una desmarcación. Nosotros a este ejercicio le llamamos Jara porque había un chico en Chile que hacía muy bien esta acción cuando para romper la lateralidad usaba el pase profundo”, diría aquella vez Bielsa.