En el siglo XVIII, cuando comenzó la evangelización del territorio nacional los Jesuitas se dieron cuenta que existían reductos geográficamente aislados donde era muy difícil mantener el asentamiento prolongado. Por este motivo se permitió la presencia de jesuitas provenientes de países distintos a los de la corona española. Debido a esto, en la edificación de los templos confluyó una mezcla única de diseños y formas que mezclaban conceptos arquitectónicos del viejo mundo y construcción local hecha principalmente en madera. En el manejo de estas últimas, los nativos tuvieron un rol fundamental al conocer la construcción de los navíos encargados de comunicar a la isla de extremo a extremo y aprender a llevar, versatilmente, esta técnica de construcción a las iglesias.

La exquisita manufactura de estos “Templos de madera” es única en toda América, pero, lamentablemente, los años hicieron estragos y ninguna de las 16 iglesias se encuentra en su estado original. Han sido reconstruidas al verse afectadas por diversos factores como incendios, derrumbes y principalmente, por el devastador paso del tiempo. La tradición y el arraigo característico del pueblo Chilote, consciente de su patrimonio propio, llevó a cabo la conservación de estas majestuosas estructuras creando la antigua Escuela chilota de arquitectura religiosa en madera. Gracias a esta organización los santuarios incorporaron nuevos estilos como el gótico presente en la imponente iglesia de Castro.

Ediciones Libres recopiló información fundamental en inglés y español de estas 16 iglesias patrimoniales de Chiloé en un pequeño libro ilustrado de práctico formato que puede ser usado como croquera o bitácora de viaje. En sus páginas podemos conocer sobre los diferentes tipos de maderas nativas utilizadas en la construcción de cada iglesia y enterarnos sobre las fechas del calendario en que se celebran los distintos patronos que le dan nombre a cada uno de los estos templos eternos. Además, incluye algunos datos singulares como la figura de un Cristo con bisagras en las axilas utilizado para el desclave del viernes santo, San Miguel con un demonio a sus pies tallado en una sola pieza de madera o un reloj pintado que marca las tres de la tarde que, dicen, es la hora en que murió Jesús.

El libro se puede adquirir en La Tienda Nacional, Tienda Museo Precolombino, Librería Lolita, y en www.creadoenchile.cl. También se vende online escribiendo a edicioneslibreschile@gmail.com o a www.facebook.com/edicioneslibreschile.