Un conductor de origen boliviano intentó cruzar una aduana chilena con un camión cargado con más de 200 kilos de cocaína valorados en 3.452 millones de pesos (unos 5,2 millones de dólares), informó hoy el Servicio Nacional de Aduanas.

El camionero, identificado con las iniciales R.C.CH., de 30 años, llegó este domingo hasta la avanzada de Quillagua del Servicio Nacional de Aduanas, ubicada a 225 kilómetros al sureste de Iquique y a unos 1.800 de Santiago, justo en momentos en que comenzaba el partido por la final de la Copa Confederaciones entre Chile y Alemania.

El sujeto “esperó hasta el inicio del partido entre Chile y Alemania para presentarse a controlar porque creía que la fiscalización sería menos rigurosa”, señaló Aduanas en un comunicado.

Allí, los profesionales comenzaron la revisión de su vehículo y descubrieron que la máquina transportaba 3.452 millones de pesos en clorhidrato de cocaína y pasta base de cocaína, que serían entregados en Santiago.

El director nacional de Aduanas, Javier Uribe, explicó que los equipos aduaneros trabajan en base a gestión de riesgos y “en ese contexto se refuerzan los perfiles en determinadas situaciones y rutas específicas”.

“En virtud de lo anterior, en Quillagua interceptamos el camión que llevaba 120 kilos 900 gramos de pasta base de cocaína y 81 kilos 950 gramos de clorhidrato de cocaína”, añadió.

La droga estaba oculta en la carrocería del camión que fue analizado con un escáner, tras lo cual, los fiscalizadores desarmaron la estructura y después de nueve horas de trabajo sacaron un total de 271 paquetes con las sustancias ilícitas.

El transportista boliviano, manifestó en primera instancia que viajaba rumbo a Santiago a dejar carga y que desconocía la existencia de algún contrabando.

Sin embargo, al ser enfrentado a la evidencia reconoció que recibiría cinco mil dólares por llevar la droga y que el plan consideraba pasar por el control aduanero a la hora del partido final de Chile y Alemania por la Copa Confederaciones debido a que los dueños de la droga creían que la fiscalización no estaría al máximo.

El imputado, junto a la droga y los medios de prueba, fueron puestos a disposición de Carabineros para su custodia y traslado. El control de detención se realizará en Pozo Almonte.