En medio de las graves acusaciones contra Camilo Castaldi realizadas por su expareja, quien aseguró haber sido golpeada en múltiples ocasiones y expuso fotos sobre los hechos, además de amenazas contra la familia de la mujer, el músico realizó sus descargos esta noche.

Entrevistado por La Tercera, el recientemente expulsado miembro de Los Tetas y formalizado por la justicia, dijo que todas las acusaciones son falsas y que estas se generaron en represalia a haber terminado con Valentina Henríquez.

Tea Time, su alias artístico, señala que “(Esto lo hace) de venganza, porque terminé con ella, porque estaba obsesionada. No hay nada de cierto en la carta que ella publica y, de hecho, todas las cosas que dice son falsas y son tergiversadas”.

En su defensa y sin mencionar que fue formalizado por las acusaciones, Castaldi señala que “si alguna vez hubo algún accidente físico fue porque yo mismo no permití que ella se hiciera daño. Por ejemplo, tratar de bajarla de la ventana, cuando se trató de tirar del edificio, y yo la traté de bajar. Obvio que hay que utilizar un poco de fuerza, pero jamás la he golpeado y obviamente en el forcejeo si pueden haber accidentes. Pero yo jamás la he golpeado”.

El cantante insiste en que “nunca he golpeado a una mujer. Jamás he cometido ninguna de las cosas que me están acusando, esto es una venganza y punto. Es una enfermedad de algunos hombres ser violento con una mujer y yo no padezco esa enfermedad”.

Según Castaldi lo que ha ocurrido en las últimas horas “es una situación muy dolorosa y muy desprestigiante para mí. No la quiero dañar, no estoy pensando en nada, en demandarla, en nada, sólo voy a ver hasta dónde se desenvuelve esto, porque se está tergiversando toda la información”.

Lanzando acusaciones contra su expareja, el músico habla del “desequilibrio” de su expareja asegurando que ha “venido a la casa de mi hijo a intentar entrar y empezó a golpearse contra la puerta. Ahí yo fui el que llamé a Carabineros, como lo he hecho en varias ocasiones para que no se acerque más”.

El músico también contesta sobre la versión de su expareja que señala que compró una guitarra robada a Javiera Mena, sabiendo que provenía de un hurto. Según Tea Time, compró el instrumento en el persa, agregando que “se la regalé a ella. Después salió publicado esto del robo de instrumentos y nos pareció que tal vez esta guitarra podría ser de ese grupo de instrumentos. No tengo idea si era de Javiera”.