No es que haya que vivir de recuerdos, pero nobleza obliga a rememorar que este martes 4 de julio se cumplen exactamente dos años de aquella tarde inolvidable de sábado cuando la selección chilena enterró para siempre los fantasmas del pasado.

Había sido un trámite largo, duro, con Lionel Messi enfrente. Como siempre, haciendo sentir que era entonces -y sigue siendo- el mejor futbolista del mundo.

Pero Chile, a diferencia de tantas jornadas de triunfos morales, estaba para otra cosa. Es cierto, no alcanzó para doblegar a Argentina en 90 minutos ni en el alargue. Ellos tuvieron una clara, de hecho. Pero en los penales salió la estirpe de esta generación que ese día dijo “basta”. Ya no nos conformamos con menos que ganar, con ser campeones. Acá la tanda de penales, con Alexis Sánchez haciendo llorar a todo un país, luego de que Chile se convirtiera por primera vez en la historia en Campeón de América, título que, dicho sea de paso, se repetiría en menos de una año y ante el mismo rival.