El popular Doctor Cariño del diario La Cuarta recibió esta semana una particular carta de un hombre sumamente complicado por el hecho de empezar a convertirse en un verdadero toy boy, todo esto luego de recibir el ofrecimiento de una veterana que se lo quiere servir con papas fritas.

A continuación su relato y el posterior consejo del doc:

“La vieja del descapotable me tiene enfermo. Vive a 10 cuadras de mi casa y cada vez que estoy regando el pasto aparece ella en el auto rojo y tirándome los cortes.

Pero el viernes último salí con unos amigos y me acosté a las 7 de la mañana. Igual me levanté a regar y justo pasó la veterana. Le hice una seña y paró.

Sin hablar nada apagué el agua, la saludé y la invité a pasar a mi casita. Entró y a los 10 minutos estábamos como Adán y Eva.

Pero ahora me ofreció plata para estar con ella, un palo mensual, y si quiere me compra un auto. No es malo, pero me gusta una compañera de pega”.

Al respecto, el doctor Cariño le manifestó que “cuando uno se toma unos copetitos y despierta en la mañana sin dormir lo necesario, es lo más probable que se levante con el labial afuera y pensando puras cochinadas”.

Añadió que “es que eso es la bebida que aún se mantiene viva en la sangre y hace a cualquier loco actuar como animal. Y eso terminó por dejarlo a usted meter la cabeza al guáter”.

A renglón seguido, indicó que “obvio, la señora lo joteaba y usted nunca la pescó, pero ahora está arrepentido pensando en su compañera de pega que lo atrae”.

“Fácil. Usted no es un toy boy como para andar haciendo trabajos en el catre a cambio de plata. Debe tener en cuenta de que fue una volá, hablar con la veterana y continuar con su vida”, manifestó, al mismo tiempo que aseguró que “en vez de andar regando el pasto como los abuelitos, yo me la jugaría a morir con la hembra de la pega”.