Diversas organizaciones que defienden los derechos de la diversidad sexual rechazaron hoy la llegada a nuestro país del llamado “Bus de la Libertad”, con el que la ONG española CitizenGo emprenderá una campaña para oponerse a la plena igualdad en el sistema escolar.

A partir del próximo lunes y al igual que ha hecho en otras ciudades de España, Estados Unidos, Colombia y México, un autobús de CitizenGo tiene previsto recorrer las calles de Santiago y Valparaíso para exigir que se “deje a los niños en paz”.

Esta organización no gubernamental, que anteriormente se llamó Hazte Oir, se emprendido campañas en diversos países con lemas como “Los niños nacen siendo niños, las niñas nacen siendo niñas. Es biología, no ideología” y “Que no te engañen. Si naces hombres, eres hombre. Si eres mujer, seguirás siéndolo”.

Respecto a la puesta en marcha de una campaña similar en Chile, el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) expresó este miércoles su “máximo repudio” contra la “funesta y odiosa campaña” de la ONG española.

Y ello, dice el Movilh, porque “lleva a suponer que las personas LGBTI (gais, lesbianas, bisexuales, transexuales e intersexuales) son un peligro para los niños y niñas”.

El Movilh considera que esta “horrorosa” iniciativa niega la existencia de los niños y niñas LGBTI, lo que “daña el interés superior de la infancia y es un caldo de cultivo para el ‘bullying’, el acoso escolar y la violencia motivada por la orientación sexual o la identidad de género”.

En tanto, la Fundación Iguales, dedicada también al activismo en pro de la diversidad sexual, calificó de “peligrosa” la llegada a Chile de CitizenGo y recordó que la ley de identidad de género se encuentra actualmente en discusión en el Parlamento.

“Acciones como ésta constituyen una amenaza para el desarrollo sano y seguro de nuestros niños, niñas y adolescentes”, y representan “una traición a nuevos jóvenes y a los esfuerzos por disminuir las dramáticas tasas de suicidio adolescente que tenemos en Chile”, señaló la directora de educación de Fundación Iguales, Isabel Amor.

En este misma línea, el presidente del Movilh, Ramón Gómez, anunció que su organización ha enviado cartas al Gobierno para que manifieste “su más férreo rechazo a esta campaña de odio emprendida por uno de los grupos más homofóbicos y transfóbicos del mundo”, que intenta “ilegítimamente interferir en la autonomía de los países”.

Consultada por esta situación, la vocera Paula Narváez indicó que “es de público conocimiento” que la administración de la presidenta, Michelle Bachelet, defiende “los derechos de todos y todas, sin exclusión”, lo que “se refleja en las políticas públicas y los esfuerzos legislativos”.

Narváez sostuvo que “existe libertad para expresar distintas opiniones en una sociedad democrática”, pero aclaró que el Gobierno no comparte las iniciativas que son contrarias a promover los derechos de la diversidad sexual.

Activistas del Movilh anunciaron que el próximo lunes recorrerán las calles con su propio “Bus por la Diversidad y el Respeto”, con el propósito de promover la plena inclusión de las personas LGBTI en el sistema educacional y en la sociedad.