Los fiscales Carlos Gajardo y Pablo Norambuena deberán declarar en el marco del Caso Penta, luego de que la Corte de Apelaciones rechazara un recurso de queja disciplinaria presentado por el persecutor jefe oriente, Manuel Guerra.

La acción judicial de Guerra iba dirigida al juez del Octavo Juzgado de Garantía, Juan Manuel Escobar, a razón de la solicitud que acogió de la defensa de Carlos Alberto Délano y Carlos Eugenio Lavín. A través de ésta, el abogado Julián López busca que los persecutores hablen de la trama previa a que los fundadores del holding Penta renunciaran a su derecho a guardar silencio.

Ya en abril de este año, Guerra había acusado que la idea de López sacar a los persecutores de la causa.

En la resolución del pleno de la Corte de Apelaciones de Santiago se lee que “del mérito de los antecedentes aparece que las faltas y abusos respecto de las cuales se recurre por esta vía, inciden en el pronunciamiento de una resolución de carácter jurisdiccional por lo que los hechos denunciados no se enmarcan dentro de aquellos asuntos que deban conocerse por esta vía, se declara inadmisible la queja disciplinaria interpuesta”.