Efraín López, médico curandero del pueblo shipibo y su detención con ayahuasca: “Esto no es una droga, es mi vida, mi cultura”

El 9 de mayo pasado, Efraín fue detenido junto a su mujer, Sandra Brito y ambos fueron formalizados por el primer juzgado de garantía de Santiago por tráfico de droga, la ley 20.000. La razón: en sus maletas traían dos botellas con ayahuasca destinadas al rito de sanación que ambos realizan en su comunidad hace más de dos décadas. En el Perú, el rito de la ayahuasca, los ícaros (cánticos rituales) y los kene (bordados que realiza la mujer que acompaña al chamán en el rito) son patrimonio cultural. En la ley chilena, la ayahuasca no está calificada como sustancia prohibida y en los tratados internacionales, suscritos por nuestro país tampoco. Sin embargo, Efraín y Sandra -considerados patrimonios culturales vivos- estuvieron nueve días presos, actualmente están con arraigo, arresto domiciliario nocturno, y como si fuera poco, arriesgan una pena de cinco años y un día.
Aquí, Efraín cuenta lo que ha sido este proceso y habla de una cosmovisión que considera a la ayahuasca como la planta maestra.