El expresidente y actual candidato de la derecha, Sebastián Piñera, dejó claro, con el argumento de la “irresponsabilidad fiscal”, cuál es su postura respecto de la gratuidad en la educación superior.

“El gobierno ha impulsado un aumento del 50% al 60% de la gratuidad en la Educación Superior. Este incremento tiene un costo adicional de U$ 333 millones y dejaría sin recursos, y por primera vez con holguras negativas, al próximo gobierno para hacerse cargo de los graves problemas de la infancia y adolescencia y de las bajas pensiones de nuestros adultos mayores”, indicó Piñera, a quien no se le movió un pelo para afirmar entonces que “llegó el momento de terminar con tanta irresponsabilidad, decir la verdad y poner por delante las prioridades de nuestros niños y nuestros adultos mayores. Por estas razones nuestra posición es mantener la gratuidad para el 50% de los jóvenes más vulnerables y de clase media necesitada, y asegurar para el otro 50% un sistema de becas y préstamos”.

Frente a tamaña declaración de intenciones, desde el gobierno la vocera Paula Narváez dijo que “hoy el candidato de la derecha le ha notificado a Chile su decisión que es no apoyar la gratuidad. La verdad es que él nunca ha creído en la gratuidad en la educación superior, y le está negando a miles de jóvenes la posibilidad de estudiar gratuitamente en la educación superior, ya sea universitaria o técnica en institutos profesionales”. “Nosotros creemos de manera responsable que es posible avanzar hacia el 60% de gratuidad, no se trata de desvestir un santo para vestir otro, que parecieran ser los planteamientos que ha tenido el candidato de la derecha Sebastián Piñera”, completó.

Para respaldar las palabras de Narváez, el titular de Hacienda, Rodrigo Valdés, precisó que “el ex Presidente Piñera habla de una ampliación del déficit fiscal importante durante estos años, si es cierto que ha aumentado, pero quiero dar dos cifras entre 2011 y 2014 el Presupuesto se hizo bajo la conducción del gobierno anterior y el déficit fiscal aumentó casi tres puntos porcentuales del PIB”.

Volviendo a Piñera, también manifestó que “ésta reiterada e irresponsable política fiscal ha frenado gravemente la capacidad de crecimiento, creación de empleos y mejoramiento de salarios de la economía chilena, ha hecho caer la inversión durante los últimos 4 años, ha deteriorado gravemente la solvencia financiera del Estado, lo que se tradujo en una caída en la clasificación de riesgo de Chile y compromete gravemente el potencial futuro de nuestra economía”.