La intervención del diputado Manuel José “Rojo” Edwards (ex RN) en el debate respecto del proyecto que despenaliza el aborto bajo las causales de violación, inviabilidad fetal, y riesgo de la vida de la madre, es una de las más comentadas de la jornada. El congresista por la Araucanía afirma que quienes respaldan el texto con los herederos naturales del esclavismo, el nazismo y el comunismo. Acá sus palabras.

“Al igual que el diputado Sandoval quería hacer notar que todos quienes son parte de la bancada de la defensa de los animales son partidarios del aborto. Y la única forma que aquello tenga sentido es precisamente deshumanizar al que está por nacer al igual que lo hicieron los esclavistas… Quienes defienden el aborto además, presidente, lo hacen enarbolando el derecho a elegir. ¡Qué coincidencia! cuando uno le preguntaba a un blanco del sur de Estados Unidos por qué tenía personas de raza negra que eran esclavos, la respuesta más común en la discusión de la época era ‘si tú no quieres tener esclavos bien por ti, pero no me quites el derecho a elegir si yo tengo o no tengo esclavos’. Llama la atención, presidente, que argumentos parecidos para justificar la esclavitud se decía respecto a la vida de personas de raza negra, porque quienes justifican que haya aborto en el caso de violación dicen ‘qué tipo de vida tendrá el niño que se concibió en esa situación’. Lo mismo que decían los esclavistas: ‘ qué tipo de vida va a tener la persona de raza negra sin la protección que yo le entrego o el cobijo que le da el lugar donde trabaja’. Esa es la forma en que siempre se justificó la esclavitud. Presidente, quienes hoy día aprueban el aborto son los sucesores naturales de quienes justificaron la esclavitud, la colonización española, la falta de voto de la mujer, nos nazi y los comunistas. Quienes degradan a la persona quitándole el título de persona para violar tranquilamente, por comodidad, o conveniencia sus derechos humanos. Pero quiero decirle a todos quienes me están escuchando que estamos en contra del aborto, tanto la esclavitud como el holocausto, y como en general las violaciones masivas a los derechos humanos, pueden haber durado décadas y quizá cien años, pero al final siempre ganamos quienes consideramos que todos los grupos son personas y son titulares de derecho”.