El ex comerciante y falso justiciero, Pablo Oporto, conversó este lunes con el diario Las Últimas Noticias luego de que la Revista Sábado destapara que su versión acerca de que había matado a 12 delincuentes que quisieron robarle, era más chanta que billete de 3 mil pesos.

El hombre que hoy se dedica a vender pan y huevos en la granja que instaló en Calera de Tango aseguró que ofrece disculpas por decir tantas mentiras, al mismo tiempo que recalca que “lo que dije fue por la informaciones que yo había recibido pero nunca ratifiqué nada”.

A renglón seguido, afirmó que “algunas veces Carabineros después de un asalto, cuando me tomaban declaración, me decían ése se murió. Otras personas del mundo del hampa hablaban de un compañero que cayó. Además, cuando llamaba a la físcalía, me contaban que tal asaltante había muerto, pero yo no tengo documentación ni nada que acredite eso”.

Eso sí, Oporto destacó que sí habría disparado 12 veces con su arma: “No es algo de lo que me sintiera orgulloso. Me alegra que no hayan ocurrido esas muertes. De hecho, en mi casa no mantengo armas de fuego, estaban en los locales comerciales”.

Al ser consultado por dónde está su pistola, contestó que “esa parece que la tiene Carabineros. Durante uno de los asaltos no me la devolvieron y como no iba a seguir con los negocios”.

Al respecto precisó que “no voy a volver a trabajar en locales comerciales, acá lo que más me pueden robar es una coliflor, un repollo o una gallina”.

Para finalizar, indicó que aún posee un arma, “pero es por seguridad de la casa, porque acá en el campo entran. Pero ya no es como en lo locales comerciales, antes estaba más expuesto”.