Un joven sudanés de 18 años ha fallecido tras ser arrollado por un autobús en el que se había intentado ocultar agarrándose a la parte inferior del vehículo, informó hoy la agencia Belga citando fuentes de la Fiscalía de Bruselas.

El autobús acababa de abandonar este lunes la estación del Norte de Bruselas con destino a la ciudad portuaria Calais (Francia), un punto de paso hacia el Reino Unido a través de barcos o del Eurotúnel, cuando el joven cayó al suelo al no poder agarrarse a la parte inferior del vehículo en movimiento.

Según la Fiscalía, el autobús arrastró al chico unos 100 metros y continuó su ruta sin que el conductor o el resto de los pasajeros se dieran cuenta de lo que había sucedido.

El joven, que no estaba registrado en Bélgica, falleció posteriormente en el hospital a causa de las heridas.

La policía, que acudió a la escena del incidente por un aviso de arrollamiento, identificó al autobús involucrado y se puso en contacto con el conductor, que se detuvo en una gasolinera cercana a la frontera francobelga. Tras un breve interrogatorio, fue puesto en libertad.

La Fiscalía está investigando las circunstancias del accidente, si bien ya ha determinado que el conductor no actuó bajo la influencia del alcohol o las drogas.