La ciudadana francesa Marie Emmanuelle Verhoeven, presunta exmilitante del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR), llegó hoy a París después de que el Gobierno indio cerrara el proceso de su extradición a Chile, informó hoy una fuente jurídica relacionada con el caso.

Verhoeven, alias “comandante Ana”, está reclamada por Chile por su presunta participación en el asesinato, en abril de 1991, del senador Jaime Guzmán, cometido por un comando del FPMR.

“Llegó ya a París, con todos los requisitos legales cumplidos, con la aprobación del tribunal y del Gobierno indio”, indicó la fuente que pidió no ser identificada.

Agregó que todo se ha hecho “de manera oficial” y que Verhoeven no tiene ya ningún asunto legal pendiente en la India. “En lo que concierne a la India el asunto está cerrado”, dijo.

El pasado miércoles el Gobierno indio decidió dar por finalizado el proceso de extradición que había abierto Chile semanas después de que Verhoeven fuera detenida a mediados de febrero de 2015, cuando entraba en la India procedente de Nepal.

La acusada se encontraba en libertad bajo fianza desde el 2 de julio del año pasado, tras meses de incidentes procesales.

El Gobierno chileno lamentó el pasado miércoles la decisión del Ejecutivo indio señalando en un comunicado que las autoridades de Nueva Delhi habían decidido acoger la petición de Francia de cerrar este proceso invocando “razones de salud” de la requerida.

“Esta decisión del Gobierno de la India posterga, una vez más, la posibilidad de que la señora Verhoeven comparezca ante los tribunales chilenos”, se indicaba en la nota del Gobierno.

“A la vez, expresa que continuará realizando todas las gestiones diplomáticas necesarias para obtener su comparecencia a los efectos de su debido juzgamiento y pleno esclarecimiento del senador Jaime Guzmán Errázuriz”, indicó el Ejecutivo.

En su objeción a la extradición, Verhoeven alegó ser “víctima de una venganza política” por parte del Gobierno de Chile en represalia por “haber defendido valientemente los derechos de los presos” durante su estancia en el país entre 1985 y 1995, cuando trabajó para la Administración Penitenciaria.

En una entrevista con Efe en julio del año pasado, Verhoeven indicó que la guerrillera “comandante Ana” es una “creación de la extrema derecha”.