Jorge González fue entrevistado por Alfredo Lewin en la Radio Sonar en el marco de la inauguración de un local de Audiomúsica en el Costanera Center.

El líder de Los Prisioneros está cercano a terminar un libro de cuentos llamado Historias de Gatos, además de una segunda parte de su autobiografía.

Sin extenderse en demasía en las respuestas, el hombre de San Miguel contestó algunas de las consultas de Alfredo Lewin, en una entrevista que fue mcordial y cálida.

Llegando del médico, González cuenta que en un día normal en su vida “no pasa mucho en verdad” y que no echa para nada de menos los escenarios.

En este mismo sentido asegura que hablaba “en serio” cuando dijo que no tocaría más en vivo, aunque consultado por los recuerdos de esa época, señala que “estuvo lindo”.

Lo que se viene en la vida de Jorge González es la faceta de escritor, donde el artista cuenta que “empecé a escribir de gatos porque tenía una pareja en la casa, una gatita y otro chico, después entró Tempo”, añadiendo que los gatos se parecen a los humanos”.

El músico señala que “siempre he tenido gatos y perros, me encantan, los perros sí se llevan bien con los gatos”.

“Demos”, disco recopilatorio que contiene 53 grabaciones realizadas al inicio de la carrera de solista de Jorge González, en los tiempos en que su productor era Gustavo Santaolalla, fue lanzado en diciembre del año pasado y fue la antesala del libro biográfico “Héroe”.

Consultado sobre por qué las canciones de “Demos” quedaron fuera de los discos publicados en los noventas, el sanmiguelino responde con un sincero “porque había otras” que “parece eran mejores en su momento”.

Ahora González dice que esas canciones “las encuentro igual de buenas… e igual de malas”, con una sonrisa irónica en su rostro.

Al cantante no le incomoda el catálogo de héroe, como el título de su libro autobiográfico sugerido por su hermano, y al ser consultado por el tema “Exijo ser un héroe” y si lo logró dice que “sí, parece”.

Respecto al libro Héroe, donde cuenta parte de su vida familiar, González confiesa de “me guardé algunas cosas, hay mucha gente que conozco que está viva aún” y de la cual “yo creo” que no sería conveniente hablar aún.

El líder de Los Prisioneros dice que “no creo” que habrá más música en su vida “porque me cuesta mucho, la parte instrumental y la parte vocal” aseverando además que “no me entusiasma mucho la idea, prefiero escribir, me encanta”.

En este sentido adelanta que “hay una segunda parte de mis memorias que viene” que habla de los “últimos 17 años” coincidentes con el regreso de Los Prisioneros tras la separación.

González dice que el recuerdo más potente que tiene de los últimos 15 años fue “tocar en El Abrazo, un concierto que hubo en el Parque O’Higgins, fue lindo. Ver a la gente de los Babasónicos y la gente de Vicentico acercarse y rendirme pleitesía, era raro que a un chileno le pasara eso”.

Consultado sobre su proceso de rehabilitación tras el accidente cerebrovascular que sufrió, el cantante dice “me he dedicado a escribir, eso me sirve mucho, en el computador”.

En este momento González está escribiendo la segunda parte de autobiografía, sobre la cual “me falta una parte nomás, estoy en España”, añadiendo que no le cuesta recolectar recuerdos para este libro.

Tras “Demos” en lo musical lo que se viene es un “grandes éxitos”, aunque “más adelante” se vendría una compilación de lo que grababa cuando estaba en Berlín, principalmente covers.

Sobre este proceso González dice que grababa “por jugar” y siente que es “curioso” que este material haya encontrado un valor como contenido de colección.

“Me sentí muy bien armando todo eso, cantando canciones que siempre me gustaron” añade, precisando que ese ejercicio lo hacía sólo, pocas veces acompañado, “no tengo pa’ qué”.

El músico dice que le incomoda “mucho” el cariño exacerbado de la gente, que muchas veces lo invade queriéndose sacar selfies, hecho que dice evitar de manera simple, “yéndome”.

Al mismo tiempo califica como “lindo” su regreso a San Miguel, destacando que le encantan “las calles”, a pesar de que “está lleno de edificios”.

Sobre su cambio a la comuna que lo vio nacer, González dice que no le costó “nada” decidirse volver a San Miguel. “Estaba en La Reina, igual rico pero más incómodo, ya que todo queda demasiado lejos”.

El músico señala que la música de Los Prisioneros era “pop” y que el verdadero rock está marcado por gente como Elvis Presley.

En la parte final, González dice que actualmente sus amigos “son como diez, he tenido suerte” y que los amigos “se ven en las malas, los que aparecieron son amigos y los que no aparecieron no”.

González próximamente viajará a Berlín “a ver el barrio” y sus amigos alemanes con los cuales se comunica en inglés.

Sobre sus hijos dice que “la verdad que no” les ha recomendado entrar al mundo de la música, ya que “no es muy fácil. Mi viejo dijo que era mejor un buen músico que un mal abogado”.