Edmundo Varas, el joven que se hizo conocido públicamente por ganar un reality en el que -con su voz de pito y todo- dejó a cuanto galán había en el camino para conquistar a una rubia, vuelve a la carga tras pedirle pega a Andrónico Luksic a través de Twitter. Ahora Edmundo Varas cuenta que fichó por un equipo de fútbol amateur con lo que retoma así su antigua pasión. Esa que debió abandonar por entrar a la tele. Para ayudar a su familia, cuenta a LUN en tono ya de futbolista; es decir, despersonalizándose.

“Unos empresarios de la zona me contactaron para disputar la Copa de Campeones. Están reclutando ex futbolistas, es un proyecto atractivo. Yo nunca pude debutar en Primera División porque opté por la televisión para ayudar económicamente a mi familia. Pero si hubiera perseverado habría llegado por mi forma de trabajar y mi convicción”, dice sobre su llegada a Deportes La Higuera, de la liga amateur Santa María en la provincia de Aconcagua.

“Estuve en las juveniles de Magallanes, en la Estrella de Chile de la cuarta división, en Deportes Quilicura con el Quili Vilches. En 2008, Luis Musrri me dejó entrenar con Palestino”, recuerda, como para decir que no es un advenedizo en el balompié, que tiene currículum.

Consultado entonces si es su vuelta al mundo del fútbol, Edmundo Varas responde con cautela, eso sí, hablando de sí mismo en tercera persona.

“No es la vuelta al fútbol de Edmundo. Me encantaría que el Real Madrid solicitara mis servicios, pero creo que es algo iluso. Tengo 34 años y me lo tomo con tranquilidad. Pero hay casos como el de Kike Acuña: el jugó en La Higuera el año pasado y ahora volvió a San Felipe con 39 años. Sería lindo que eso me pasara a mí, pero tampoco me quiero ilusionar”, admite.

Sobre su manera de jugar, dice que, guardando las proporciones, “soy como Fernando Redondo, Diego Simeone o Luis Chavarría. Guardando las proporciones, insisto”.