El exministro e ideólogo de la Concertación, Genaro Arriagada, analiza en entrevista con El Mercurio cómo es que queda la Democracia Cristiana, su partido, tras la Junta Nacional del fin de semana.

 

“Aquí no se ha destruido a Goic, ya que ella ha salido fortalecida. Cuando asumió la presidencia del partido era una parlamentaria regional y hoy es una figura política nacional (…) Lo grave es que se destruyó el proyecto que Carolina Goic encarnaba para la DC. Era negarse a aceptar que la DC se transformara en el apéndice de una coalición cada vez más a la izquierda”, dice.

Respecto entonces de cómo que la tienda en estos momentos, el exministro de la Segpres es contundente: “Hoy la situación de la DC es patética. De hecho se quedó sin candidatura presidencial, pues con el mayor afecto por Goic, su candidatura, que ya era muy débil, con esto ha sufrido un golpe demoledor”.

Arriagada además opina que “una lista DC con el MAS y la IC es una propuesta insensata. La gente no es tonta. Entiende que es un pacto sin principios, un acuerdo electoral espurio”.

Consultado sobre los responsables de lo que dice fue un golpe demoledor, responde que “en la trampa contra Goic participaron varios miembros de su mesa y, torcidamente, la jefatura de la corriente interna de que ella formaba parte. No es decente haber criticado tan duramente al PS y guardar silencio cuando algo similar pasa en nuestra casa”.

A modos de análisis más amplio, sostiene que “en Chile hace rato que es evidente que el actual sistema de partidos está listo para una crisis mayor”. Además, admite que ellos, los decé, “nos estamos quedando sin domicilio político, no nos gusta para nada la derecha, rechazamos la izquierda refundacional, detestamos el populismo y, exactamente, en este momento en que más lo necesitamos, las expresiones políticas del centro se diluyen en manos de una política de patotas”.