El hijo ya cumplió 20 años, dice Lenwa Dura mientras toma una Coca Cola Zero. Es la frase que refleja el paso del tiempo y el cariño que le atribuyen los integrantes históricos de Tiro de Gracia a su disco debut, el Ser Humano que pulverizó las ventas de discos chilenos en 1997 y se instaló en un lugar especial para su público y los críticos musicales.

La formación actual, la histórica dupla compuesta por Juan Salazar (Juan Sativo) y Fabián Sánchez
(Lenwa Dura), rememoran el trabajo que puso sus canciones en las radios y que convirtió al hip hop en
un género mainstream. “Fue un trabajo muy arduo de diagramación, de diseño. Fue una gran aventura. Yo tengo el mejor recuerdo y de todos los integrantes de TDG. Por eso tratamos de hacer lo mismo ahora”, dice Sativo
sobre el año en que saltaron al estrellato.

¿Qué es lo pensaban en esos días antes que saliera el disco a la venta?
Lenwa Dura (LD): La sensación mía es que yo escuchaba los temas casi todos los días. Siempre fui bien meticuloso. Eso sí, yo le cambiaría algo al Ser Humano. Lo remasterizaría porque encuentro que los bombos, las cajas, están muy abajo. Funciona como muy ‘musical’ para mi. Si tu escuchay hip hop es un bombo y una caja. El Ser Humano no. Eso le cambiaría. Pero yo amo el Ser Humano, aunque el disco que honestamente más me gusta es el Decisión y ahí le pusimos. Hasta el día de hoy, con todo el respeto que tiene el Ser Humano, creo que ese es un disco atemporal. Si lo escuchai ahora es rap. Y así en 20, 100 años más. Yo amo el Ser Humano, nos abrió las puertas y todo, pero el Decisión es más hip hop. Me hubiese gustado que el Ser Humano tuviera ese sonido, quizás me gustaría más.

Juan Sativo (JS): Éramos muy chicos. Nosotros por eso decimos ‘a veces vamos a las fiestas’. Fabián vive en la periferia, en el sector de Santa Rosa, donde es complicado salir de noche. Yo era de La Florida y también. Ni me dejaban salir de la casa. La situación no ameritaba. Y nosotros nos arrancábamos. Desde que íbamos a las municipalidades a tocar o a juntarnos con la gente que bailaba breackdance.

¿Qué recuerdan de esos días en que salió el Ser Humano a la venta?
(JS): Sí. No la estábamos pasando bien. No dormíamos bien. Yo vengo de una muy buena familia porque me han dado educación, más que nada. Pero Fabián no tenía las mismas oportunidades que yo. Y éramos muy colegas, muy amigos en torno a la música. Había una cosa que era universal que nos motivaba a hacer esto. Es el motor, que sigue siendo hasta hoy.

LD: Nosotros siempre escuchábamos los demos en cassette porque andábamos para todos lados. Cuando veíamos los videoclips yo estaba un mes viendo el videoclip. Le veía cada detalle, cuadro por cuadro para reírme de ene detalles. Hay ene cosas bien chistosas. En el video de Ser Humano se ve como un segundo que tengo un sticker en la mano, pero si lo veis en cámara lenta. Veías cada wea rara, gestos de esa noche. Yo iba a casa de amigos míos y veíamos el video en VHS. Yo no tenía y estábamos todo el día viendo, riéndonos de la wea. Porque era raro grabar un videoclip. Antes que saliera el disco El Juego Verdadero ya estaba sonando en la radio. Y después la
popularidad explota. Y no paró. De hecho tiene cinco singles.

¿Cómo cuáles?
LD: Por eso nos censuró María, teníamos otro tema que se llamaba Paloma Profunda que también hablaba de la marihuana. Y chao. La EMI no nos dejó. Cuando nosotros hacíamos los demos, se los mandábamos al tiro, en cassette. Y ellos decían ‘ah este tema sí, este no’. Tuvimos que dejarlo ahí porque la EMI estaba super encima. Pero como te dije, igual lo sacamos después. Ya no había ataos. Además tuvieron censura cuando sacaron el Viaje sin Rumbo.

LD: Si po, pasó lo del Viaje sin Rumbo por los weones del cable. El dueño del Mega. Ricardo Claro, él fue el que censuró la wea. Pero después agarramos poder y la gente lo pedía en todos lados. Eso fue lo que pasó con Viaje sin rumbo. Pero fue ese caso nomás, después nadie pescaba.

De todas maneras, ese disco les permitió ser publicados en el extranjero y compartir escenario con
otros artistas.
JS: Completamente. Con James Brown, con Gustavo Cerati. A James Brown le di un sticker y me autografió algo que decía ‘The men of the world’. Con Cerati también fue algo muy bonito. Me invitó a hacer una colaboración del disco Siempre es hoy. Después me fui a carretear al hotel con él y estuve ahí con los demás de su banda. En ese tiempo yo era chico también y fue un honor haber estado con él.

También pudiste estar con tus ídolos de la infancia, los Beastie Boys.
JS: Bueno, me decían El Bestia por ellos, por Beastie Boys. En ese tiempo la onda punk estaba muy ligada con la onda hip hop. La monería old scholl. Beastie Boys nos influenció mucho.

¿Cómo es esa historia de que subiste al escenario cuando vinieron a tocar el año 95?
JS: Jajaja. Sí. Me subí al escenario, besé a MCA, me tiré de cabeza y pasa lo de siempre: se abrió la gente y caigo de cabeza, a romperme el diente. Así tal cual fue, más o menos. Me acuerdo que estaba tocando MCA el bajo y yo me subo, le doy un beso y me tiro al público. Y yo me tiré nomás, en mi onda.

¿Coinciden con esa tesis de que Ser Humano fue el disco que transformó al hip hop en un género propio en Chile? Y que abrió camino a otras bandas.
JS: Claro que sí, pero más siento que es una función de todos los raperos. Cuando todos los raperos dicen ‘Represent’ es por eso. Es el éxito y el fulgor del hip hop que nació a principios de los 90, que todo nace de los breackers, de los que llevan un linolio, una radio. Nació de ahí.

LD: La Sony quiso tener competencia a la EMI y metió tres grupos a sus filas. Ahí Makiza fue el más popular. Pero no, yo estoy orgulloso. Yo quería que el hip hop fuera como una clase social. Tu veis ahora que hay muchos raperos más maduros. Son weones que tienen familias, adultos, como yo ahora. Pendejos también haciendo mucho hip hop. Lo que es el Redbull Batalla de los gallos, todo eso fue algo que pasó por TDG y los que vinieron. Antes de eso a nosotros nos miraban como unos rockeros más, punkys más. Haber abierto todo eso y dejar la patá es pa’ quedar pagao’. Ahora, aunque tú no querai hip hop lo vay a ver igual. Si te metis al Metro vay a ver raperos cantando. Vay a andar en la calle y está toda grafiteá. Y eso quiere decir que el hip hop está ahí pum pum pum. Era lo que yo
quería. Yo tuve la oportunidad de viajar a Estados Unidos, a Brasil, a otros países y el hip hop es una clase social. Está en todos lados. Ahora llegar y ver esto mismo acá en Chile y ver que Chile es una potencia latinoamericana, es para decir ‘la pega está hecha’.

Y grupos nuevos que crecieron escuchando TDG.
LD: El otro día conversé con este cabro, el NFX. De hecho, él es considerado como el nuevo Juan Sativo. El Juan Sativo del año 2017. Yo lo había escuchado en una tienda, la God Level y sí po, suena noventera. Un pendejo que perfectamente podría estar haciendo trap. El otro día hablé por Instagram con él y le dije ‘hermano, la wea que estay haciendo yo lo hacía hace 20 años’. Y bacán, capaz que hagamos un tema juntos.

¿Qué piensas de ese estatus que les dio la Rolling Stones como uno de los mejores 10 discos de la
música chilena?

LD: Sobre lo de la Rolling Stones, es la gente la que nos pone en esa posición. Yo no. Para mi es un honor, pero yo no andaría diciendo que soy el número dos, numero tres. Pero si nos ven así, es para mi un honor estar al lado de Violeta Parra, de grandes músicos chilenos. No le he tomado el peso.

JS: Gracias por el título, pero es un título que tienen todos los músicos que estuvieron ahí. Yo recuerdo muy bien a Carlos Cabezas golpeando con un martillo una placa de metal, como una suerte de Depeche Mode, en una de las canciones de TDG. Para mi, es un crecimiento personal tremendo que todos estos músicos le dieron.