Durante esta jornada el segundo hombre más importante del oficialismo en Venezuela, Diosdado Cabello, ha afirmado por Twitter que grupos leales al chavismo frustraron la ocupación del fuerte Paramaracay, ubicado en la ciudad de Valencia, en el centro del país.

La insurrección fue protagonizada por una veintena de hombres bajo la orden de Juan Caguaripano, un ex capitán que fue expulsado en 2014 de las filas militares.

La acción había sido avisada por Caguaripano mediante un video subido a YouTube, donde advertía que realizaría una sublevación en contra de Nicolás Maduro y su administración, con el objetivo de “restablecer el orden constitucional”, dentro de lo que ha denominado plan “David Carabobo”.

En el mismo registro, Caguaripano afirmó que él y su tropa se encontraban “en legítima rebeldía, unidos con el bravo pueblo de Venezuela para desconocer la tiranía asesina de Nicolás Maduro”.

Luego de que Cabello anunciara que la insurrección había sido sofocada, tildó a los rebeldes de “terroristas” y afirmó que algunos de ellos ya se encontraban detenidos.