“Yo voy a decir algo, y con esto voy a cerrar el capítulo… yo tengo la peor opinión, la peor opinión, de Miguel Piñera”, dice Paty Maldonado al asistir como entrevistada al programa de Chilevisión “El cubo”, donde le muestran un video en que discute con el cantante y hermano del expresidente Sebastián Piñera. A renglón seguido, la cantante y panelista de “Mucho gusto” habla de la mítica farra que se pegó su marido, Jorge Pino, cuando años atrás se desapareció por varios días con un grupo de amigos, entre los que estaba el autor de la “Luna llena”. Cuando volvió, le dijo que lo había raptado los extraterrestres.

“Cuando estábamos nosotros… a ver, Javier tenía dos meses”, parte contando Maldonado, quien interrumpe la narración para pedir que le saquen “esa wea de foto”, en alusión a la imagen de Miguel Piñera que se advierte de fondo. Luego, prosigue su relato y recuerda que: “y resulta que Javier tenía como un mes y medio, dos meses, y venía el día del padre. Y yo me preparé, y yo dije ‘qué rico, voy a invitar a mi papá’ y todo el cuento, y a Jorge, para celebrar el día del padre porque para mí era importante. Y me dice Jorge una noche, suena el teléfono y me dice ‘vieja, voy a tener que ir al negocio’, ‘¿pero cómo?’, ‘para qué te viniste a la casa’. Nunca llegaba temprano y ese día había llegado temprano, estábamos acostados. ‘Son las tres y media de la mañana, Jorge, a qué vas a ir, que cierre el Chupa’, porque él trabajaba con su hermano. No me dijo,’ algo está pasando, mejor me voy a ir a vigilar yo’. Se levantó poh… y no volvió más el pelotudo… 20 días, entre 20 y 25 días, eso fue. Bueno, al principio no llegó, al día siguiente dije ‘ya, salió a tomar éste, con los amigos, que sé yo’. A la noche no llegó, no voy a llamar, al día siguiente no llamó… mi madra muy preocupada, ‘hija, por qué no va al hospital, llame’. ‘Mamá, si está en el hospital, me van a llamar, y si está en la Morgue, me van a llamar’. Pasaron los 20 días y apareció como si nada hubiera pasado. Yo sabía que él estaba bien, yo sabía que él estaba farreando, farra, entre todo, amigos, amigas, de todo. Ok. Y llegó poh, como si nada hubiera pasado. Y ahí fue cuando inventó la historia. Entonces fue heavy, no fue tan fácil, yo ahora me río… Perverso, por eso que ahora me las paga, mijita”, cierra.

Las reconciliaciones

A propósito de ése y otros episodios de desencuentros, Maldonado habla de cómo eran las reconciliaciones con quien sigue siendo su marido.

“Cuando nos reconciliábamos era terrible, porque moteleábamos, partíamos a los moteles (…) él me llamaba por teléfono y me decía ‘oye, vieja, por qué no vamos a tomarnos un cafecito a alguna parte’. Yo sabía que ese cafecito en una parte terminaba en aquello. Y partíamos. Y a veces nos quedábamos dos días”.