El expresidente del Partido Socialista y candidato al Senado por Aysén, Camilo Escalona, en una extensa entrevista concedida a El Mercurio, expuso su preocupación por las consecuencias políticas que pueda acarrear un potencial triunfo en la elección presidencial del candidato de la oposición, Sebastián Piñera.

Sus temores los gráfico así:”que Piñera pueda ganar y genere una fragmentación del mundo democrático”, en alusión a un posible quiebre de la unión de fuerzas de centroizquierda y el retorno de los tres tercios.

“Me preocupa que los ajustes de cuenta por la derrota sean estremecedores en nuestro mundo. Veo que ya hay algunos preparándose para el día posterior a la elección para sacar las boletas y pasar las cuentas”, reflexionó Escalona.

En relación a la tensión que vive la Nueva Mayoría con dos candidaturas presidenciales en la primera vuelta, representadas por Alejandro Guillier y Carolina Goic, y la distancia que esto ha significado entre el resto de los partidos de la coalición y la DC, sostuvo que hay un “debilitamiento del vínculo político y del estrecho entendimiento que hubo durante 30 años entre el centro y la izquierda. Se cerró una etapa lamentablemente”.

A su juicio, el principal déficit de la candidatura de Guillier es “generar una presencia programática mucho más potente” y a eso responde su estancamiento.

De todos modos, Escalona afirmó que la segunda vuelta aún está abierta: “No descarto ninguna alternativa. Que Alejandro Guillier se relance, que Carolina Goic vuelva a crecer, que Beatriz Sánchez se consolide. El escenario para mí está abierto”.

El candidato al Senado también abordó la solicitud del PS a José Miguel Insulza para que cambié su candidatura desde Atacama a Arica.

En cuanto a temas de política internacionales, abordó la crisis del gobierno de Nicolás Madurro: “La izquierda latinoamericana puede sufrir un golpe por los acontecimientos en Venezuela, aseguró.