El presidente del PPD, Gonzalo Navarrete, enfatizó este lunes en que no hay espacio ni chances para efectuar un pacto parlamentario con la Democracia Cristiana, colectividad que decidió ir a las presidenciales con una carta propia (Carolina Goic), saltándose así las primarias al interior de la Nueva Mayoría.

En entrevista con La Tercera, Navarrete se refirió en primer lugar al intento que hizo el candidato Alejandro Guillier porque las conversaciones llegaran a buen puerto entre los partidos oficialistas en este tema.

“En el caso de Guillier yo creo que más bien decir: ‘¿saben qué más?, yo hice todo el esfuerzo que era posible y, por lo tanto, la DC en la segunda vuelta no le puede cargar al candidato que no hubo acuerdo, porque el candidato hizo un esfuerzo’”.

En ese sentido precisó que es un “esfuerzo que si uno lo mira fue más de Guillier que de la DC, porque la DC, cuando hace entre comillas el esfuerzo, lo que uno se encuentra es que, hecha la propuesta, la DC tenía cuatro senadores en disputa y con la propuesta que hace le daba para seis y mantenía o aumentaba su bancada a costa del resto”.

“La propuesta no tenía nada de equivalente”, criticó.

En este punto Navarrete explicó que “en la DC, un grupo que probablemente no es mayoritario, pero que es influyente, tampoco tiene convicción de que esta es la coalición que tiene que gobernar, entonces era bien difícil porque ellos no ordenaron su sentido de coalición, porque Mariana (Aylwin) y (Jorge) Burgos, y los que estaban en la operación más dura, no creían en la coalición, colocan en la negociación fundamentalmente su piso con mucha carga de candidatos hombres, entonces el resto tenía que pagar por la unidad, que además ni siquiera estaba planeada, porque no es que quisiéramos que se bajara Carolina Goic sino que al menos plantearan que en una segunda vuelta ellos iban a apoyar al que pasara”.

“Entonces, todos pagábamos, menos ellos, con lo que la DC planteaba en términos de negociación parlamentaria”, recalcó, al mismo tiempo que advirtió que “la petición que ellos hacían, que era desproporcionada, evidente que tenían todos que hacer sacrificios, pero finalmente la capacidad de hacer sacrificios de lo que tenían por lo que hoy día tienen, y por sus diferencias internas, lo hacía imposible”.