El diputado y uno de los líderes de Revolución Democrática, Giorgio Jackson, abordó la última polémica surgida al interior de su partido, luego de que esta tarde el sitio El Dínamo revelara que su compañera de lista por el distrito 10, Natalia Castillo Muñoz, protagonizó un accidente automovilístico en 2002 con consumo de alcohol de por medio.

En conversación con la prensa desde el Congreso, el ex dirigente estudiantil explicó que este caso en nada se compara con el protagonizado este año por la ex agregada cultural en Estados Unidos, Javiera Parada, a quien el Consejo Político de RD la obligó a bajar la candidatura a diputada.

“Los estándares éticos siempre se tienen que mantener, y por eso es que las cosas no son comparables. Cuando alguien cumple todas las sanciones, es diferente. Siempre hemos declarado que en el caso de Javiera, obviamente que cuando se cumplen sanciones, después se pueden reintegrar por completo”, respondió al ser consultado sobre si en este caso también se mediría con la misma vara.

Al referirse al caso de Castillo entonces, señaló que “por lo que tengo entendido, estos antecedentes estaban en la dirección del partido, por lo tanto se tomaron las consideraciones y el estándar ético se tomó”.

Al preguntársele en dos oportunidades por si la candidatura de Castillo seguía en pie tras la revelación pública de estos antecedentes, Jackson evitó dar una respuesta.

A su vez y en conversación con The Clinic, la secretaria general de la colectividad, Paula Poblete, profundizó en el caso de Castillo, que terminó con una sentencia por cuasidelito de lesiones a terceros.

“Este hecho ocurrió hace 15 años, cuando ella era estudiante de derecho y Revolución Democrática no estaba ni siquiera en etapa de embrión”, dijo Poblete, al mismo tiempo que recalcó que “no tienen ninguna comparación con lo de Javiera Parada donde ella ya era precandidata a diputada y aún así toma la decisión de manejar en estado de ebriedad”.

Consultada respecto de si el estándar del tiempo transcurrido es aplicable sólo en este tipo de causas, y no en otras como las de violencia intrafamiliar, Poblete aseveró que sí y que se debe considerar que al momento del accidente Castillo era universitaria.

La aludida, en tanto, respondió a través de un correo electrónico que “efectivamente cuando tenía 19 años y estaba en primer o segundo año de la universidad, tuve un accidente de auto luego de haber consumido alcohol. En ese momento, era el año 2002, y a pesar de lo joven que era, decidí asumir las consecuencias de mi irresponsabilidad cumpliendo en totalidad la sanción que se me impuso. Afortunadamente el accidente no tuvo consecuencias graves. Me tranquiliza que hoy exista mucha más consciencia de lo peligroso que resulta mezclar el manejo y el alcohol para que menos jóvenes tengan que aprender este tipo de lecciones como las tuve que aprender yo”.

Cabe recordar que Natalia Castillo, abogada de la Universidad de Chile, acusó hace algunos días que el sociólogo Alberto Mayol le había pedido bajar su candidatura para quedarse con el cupo por el distrito 10.