El conocido “Doctor Cariño” del diario La Cuarta recibió una particular carta este jueves, proveniente de un hombre que bebió tanto en una fiesta junto a sus compañeros de trabajo, que incluso se fue a negro y despertó al otro día nada más ni nada que desnudo junto a dos colegas.

En su escrito el autor reconoce que “ando espirituado y saltón por culpa de mi calentura. Después de la pega nos fuimos todos los de la oficina a un after, donde lo pasamos chancho hasta que se me apagó la tele. Así, paf”.

Añadió que “se me volvió a encender de zopetón a las seis de la mañana, con el manso dolor de cabeza y una colega sin ropita a mi lado. Genial, ¿cierto, no?”.

“Hasta ahí todo bien”, precisa el hombre, hasta que de pronto nota que “al otro lado estaba un amigo igual de en pelotitas que yo. Ahí me puse a gritar y los desperté a ambos y les pregunté qué onda. Los dos me dijeron que también se fueron a negro”.

“¿Quiero saber qué pasó?”, exige el sujeto que la pensará dos veces sobre cuánto beber cuando sale de juerga.

Pues bien, el Doctor Cariño leyó con atención su misiva y decidió subirlo al columpio como nunca:

“Martín Trincho: La mansa duda que carga en su vida, perrito. Si a los tres se les apagó el smartevé, ¿por que a los otros dos del terceto, si es que lo hubo, no andan con atados? ¿Acaso anduvo con alguna dificultad o incomodidad para caminar o sentarse? ¿O recuerda algún saborcillo extraño en los labios?”

Agregó que “si no es así, deje de sicosearse, no ande pasándose rollo inútiles, porque lo más probable es que termine entero piteado y yendo al siquiatra, pero en onda brígida”.

“Y eso me empuja a darle el segundo consejo: cuando vaya a otro after, por favor no se ponga a tomar hasta que se borre. En serio, porque quizás en qué va a acabar”, advirtió el especialista, al mismo tiempo que aconsejó que “hágase ver, porque no es buena señal que parta chupando y olvide todo”.