Una complicada situación se vivió este viernes en la carretera que une las ciudades de Quillota con Viña del Mar y Valparaíso, tal como lo demuestra un video que ha sido viralizado en redes sociales.

Quien graba la situación explica que “hoy tome el bus sol del Pacífico en la estación de Quillota. No iba lleno, de hecho alcancé asiento y todo. El bus comenzó a llenarse pero no al punto de ir como sardinas”.

A continuación relata que “a la altura del paradero 6 de san Pedro más o menos, nos detuvieron los fiscalizadores de medio de trasporte, y le cursaron una infracción (que para nada estaba fuera de lugar) al conductor por ir con más de diez personas de pie”.

Según la pasajera “nos tuvimos que bajar y esperar un bus, a orilla del camino internacional donde también podríamos haber sufrido un accidente, y además tuvimos que tomar un bus que no dejaba de ir menos lleno”.

En el video se puede observar cómo después de haber sido controlado el bus y su conductor por Carabineros y personal de fiscalización del MTT, el chofer permanece esposado mientras los pasajeros, que tuvieron que bajar del bus por la infracción, alegaban en favor del trabajador del transporte.

Repentinamente la situación se sale de control y el chofer alterado dice que “no me voy a calmar. Todos los días longis culiaos nos webean, todos los días ya estoy chato. Estoy trabajando, ando trabajando conchetumare, perros culiaos, hasta cuando. Tengo familia conchetumare, tengo una hija en la universidad perro culiao y me vení a meter la mano en el bolsilo desgraciao de la conchetumare”.

Claramente alterado el conductor se pone a llorar diciéndole a los Carabineros “¿Soy delincuente? me tratai como un delincuente”.

Luego se ve cómo las personas de fiscalización señalan que “la única solución que hay aquí es que estos caballeros pongan más frecuencia” indicando que la ley del tránsito sólo permite llevar a 10 pasajeros de pie para este tipo de bus.

La gente comienza a enojarse por el altercado donde nadie ofrece soluciones, ya que perdieron valioso tiempo de desplazamiento para sus trabajos y casas de estudio, donde se demoran hasta una hora y media en llegar.

Una vez calmada la situación, en el operativo policial se pueden observar al menos 10 uniformados, hasta que la gente es trasladada a otro bus con destino a Viña del Mar y Valparaíso.

En medio del incómodo hecho para los usuarios, sorprende cómo un motorista de carabineros comienza a amedrentar a la joven que grababa el video, preguntándole el por qué de esta acción y diciendo que no tiene por qué hacerlo, tratando a la pasajera cómo si ella hubiese cometido una falta o delito , siendo que era la afectada por todo el embrollo.