El sitio Vice recogió el relato de una chica que despertó ultra confundida y preocupada luego de tener un sueño sexual con uno de sus amigos, aquel con el que jamás sintió deseo alguno en este sentido.

La publicación también consulta a algunos especialistas sobre las razones para tener este tipo de sueños con cualquier persona y qué se puede hacer.

Aquí su relato:

“La primera vez que tuve un sueño sexual con un amigo, me desperté con la almohada empapada en sudor y en estado de pánico. El sueño no fue tan descriptivo, no me acuerdo muy bien de los detalles del sexo, pero no me podía sacar de la cabeza el hecho de haber pensado así de mi amigo. El sexo en el sueño fue muy básico, incluso diría que a pesar de que fue creado por mi imaginación y fue ilimitado y vívido, estuvo malo.

En las horas que siguieron, caminé de arriba a abajo por mi departamento, tratando de descifrar todo: ¿qué significaba esto? Pero si nunca me había gustado. ¿Esto hará que las cosas se pongan incómodas entre nosotros? Está muy raro, no quiero. Y entonces, de repente, llegó el sentimiento más confuso de todos: ahora tenía un deseo implacable de cogerme a mi amigo, todo a causa de un sueño sexual. El deseo llegó precipitadamente, invadiendo mis pensamientos, dándome ganas de hacer algo al respecto, era eso o morir. Pensé para mis adentros, esta obsesión seguramente desaparecerá, así que decidí ignorarla. Pero no podía… estaba obsesionada.

Y así, siendo el humano inconstante e impresionable que soy, tuve relaciones sexuales con mi amigo, todo porque me acosté con él una vez en un sueño pasajero. Cuando terminó, me quité la espinita, nunca lo volví a hacer, y seguimos siendo amigos. Esa no fue la primera vez que desarrollé una obsesión por tener algo con alguien con quien había soñado sexualmente, nada más que esta vez no era una celebridad, y sólo fue coincidencia que él también quisiera tener sexo conmigo.

Cuando hablé con mis amigas sobre lo que había pasado, me sorprendí al saber que ellas también habían pasado por eso, de hecho, una de mis mejores amigas hizo lo mismo que yo. Aún así, todo esto nos dejó con la gran pregunta sin respuesta: ¿Por qué pasó y qué significa?”.

Pues bien, teniendo este testimonio sobre la mesa, la terapeuta psicosexual, Lisa Etherson, manifestó que esto se puede deber a un montón de razones, como por ejemplo sentir calentura o que nuestro interior intenta decirnos algo.

“El sexo es importante para nosotros, es parte de nuestro instinto de supervivencia. Lo más importante a considerar es que los sueños sexuales no se tratan necesariamente de sexo así que no te preocupes cuando tengas que enfrentar a tu jefe a la mañana siguiente cuando tuviste un trío con él la noche anterior”, señala.

Por su parte, la analista en sueños, Jane Teresa Anderson, indica que “tu sueño es como una metáfora. Sin embargo, siempre hay un significado en la identidad de la pareja sexual del sueño, por ejemplo, en un sueño sexual emocionante con alguien que consideras aventurero, tu mente soñadora puede estar procesando una sensación de integrar un enfoque más aventurero en tu vida”.

A su vez, el psicoterapeuta, Stefan Walters, profundiza que la gente suele acordarse de ese tipo de sueños debido a que son uno de los que más provocan emociones poderosas, añadiendo que “el componente físico de los sueños sexuales los hace más memorables; así que si tu sueño sexual es horrible, o tan bueno que te provoca un orgasmo, tu mente siempre lo tendrá presente”.

En este punto Etherson enfatiza que “es más probable que pensemos: ‘ok, eso fue divertido’, pero no necesariamente que quieras hacerlo realidad. Si soñaste con alguien y te gustó y lo probaste en la vida real y también te gustó, pues bien por ti, pero eso no significa que quieras hacerlo realidad”.