Las recientes palabras del presidente de EE.UU., Donald Trump, amenazando con salir del TLCAN porque perjudica su nación son una simple “estrategia de negociación” y no sorprenden, dijo hoy el canciller de México, Luis Videgaray.

“Vemos con mucha nitidez que es una estrategia de negociación. Es un hombre que lleva toda la vida negociando con un estilo muy peculiar”, apuntó Videgaray en entrevista con Radio Fórmula.

El jefe de la Casa Blanca dijo este martes en un mitin en Phoenix (Arizona) que “probablemente terminará en algún momento” con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con México y Canadá, cuyas renegociaciones empezaron la semana pasada.

“Debo ser honesto (…) personalmente no creo que podamos alcanzar un acuerdo, porque se han aprovechado de nosotros de mala manera. Ellos han hecho grandes negocios, los dos países, pero especialmente México, que no creo que podamos alcanzar un acuerdo”, agregó.

Para el canciller mexicano, estas palabras no son “una sorpresa”, pues este discurso “lo hemos escuchado durante muchos meses durante su campaña”.

Por ello, pidió que no reinara la preocupación porque, “más allá de sus declaraciones”, Estados Unidos está negociando de forma “clara” y con un gran equipo, y si hubiera querido salir del tratado no hubiera esperado al inicio de conversaciones con los otros dos socios.

“México va a seguir en la mesa de negociación con claridad, firmeza e interés nacional por delante, y tenemos que aprender a no sobrerreaccionar”, apuntó.

No obstante, reconoció que la negociación estará llena de tensión y será “larga y compleja”.

Las renegociaciones del TLCAN, en vigor desde 1994, comenzaron el pasado día 16 en Washington D.C. con una primera ronda de conversaciones que se alargó hasta el 20.

Este primer encuentro estuvo marcado por la contundencia de la Casa Blanca al asegurar que “el pacto ha fallado a muchos estadounidenses” y afirmar que no es suficiente con que sea “retocado”, frente a mensajes más conciliadores de México y Canadá.

La próxima cita será en México, del 1 al 5 de septiembre, con el objetivo expresado por los negociadores de lograr un acuerdo para comienzos de 2018.