Transcurría el año 1976, cuando Jorge Francisco Isidoro Luis Borges Acevedo conversa con Joaquín Soler Serrano en el programa de televisión española “A Fondo”. En el espacio habla de su infancia en medio de una biblioteca (tema inagotable en su obra), de su abuela inglesa (uno de sus grandes influencias) de su antepasados militares y de las pretensiones y debilidades de los escritores. “No lean a Borges, lean a otros, hay muchos más grandes”, diría entonces.