“No somos un grupo de huasos pitucos. Los Huasos Quincheros son parte de la expresión campesina. Después surgió un grupo de gente que quería expresar otro tipo de sentimiento, pero nosotros no somos parte de eso. La cueca brava es la misma cueca de siempre. La mayoría del público que nos sigue en Chile son personas modestas que se saben todas nuestras canciones”.

Así comienza el manifiesto en La Tercera del líder de los Huasos Quincheros, Benjamín Mackenna, instancia en la que aborda la figura de Víctor Jara, su postura política frente a Pinochet y su opinión sobre el rodeo.

Respecto a la dictadura militar reconoció que “nunca buscamos que nos relacionaran con el gobierno de Pinochet. Trabajé un año y medio en el gobierno militar para que la música chilena no se perdiera en la radio. Me declaré pinochetista y luego participé en la campaña del Sí, pero los Huasos Quincheros como conjunto siempre mantuvieron distancia con la política. Yo estaba alineado con un movimiento que contaba con todo mi entusiasmo. Ese fue un período notable, el país no soportaba más. Ahora es una etapa pasada. Los problemas de derechos humanos son imperdonables”.

Sobre la figura de Víctor Jara afirmó que “nunca me llamó la atención Víctor Jara. Era un buen director de teatro, pero un cantante regular. Si buscas en todo su repertorio, te vas a encontrar con tres o cuatro canciones valiosas. Violeta Parra, en cambio, me gusta. En el conjunto tocamos varias canciones de ella. Gracias a la vida es mi favorita”.

Frente al Festival de Viña del Mar afirma que “me gustaría que nos hiciera un reconocimiento. Ganamos tres veces la competencia, siempre nos fue bien en ese escenario. Seguimos activos y hemos sido capaces de mantener por 80 años la vida del grupo. Merecemos que esa trayectoria sea premiada. Estoy seguro de que si cantamos en la Quinta Vergara, la mayoría de la gente nos aplaudiría”.

¿Su opinión frente al rodeo? “Es el deporte de la chilenidad, representa la fiesta del hombre de campo. Vamos a muchas fiestas en todo Chile y nos damos cuenta de que hay una cosa frenética por el rodeo. La juventud también la cultiva. Es importante respetar nuestras tradiciones del campo”.