Como era presumible, porque las comunicaciones literalmente vuelan en estos tiempos en que la masa vive conectada a las redes sociales, el episodio extra futbolístico que envolvió a Arturo Vidal en la víspera y previo al inicio de los entrenamientos de la Roja, repercutió en Alemania, país donde el seleccionado chileno brilla con el Bayern Munich.

“Una vez más estrés para Vidal” titula Bild en una crónica que revisa el hecho de la supuesta fiestoca de la que el jugador dijo no haber participado. Sí estuve en el casino, fui a cenar, y después me retiré hacia mi casa. Y eso fue”, dijo el jugador ayer desde Pinto Durán.

El medio alemán publica que “se supone que estuvo celebrando con sus amigos en el casino Monticello. Tanto que a las 7:00 de la mañana siguiente la policía debió terminar la fiesta. Después Vidal habría sido llevado a casa, acompañado por sus guardaespaldas”.

“El hecho es que estaba libre en la noche de la fiesta. Además, Vidal entrenaba a las 11 de la mañana del día siguiente. Los chilenos no concentrarán hasta el miércoles. Luego juegan el partido por Clasificatorias frente a Paraguay”, agrega Bild.

Para cerrar y cuando la polémica parece haberse desinflado, sostiene que “si realmente Vidal estaba de fiesta cuatro horas antes del inicio del entrenamiento, no da una buena imagen”.