Un grupo de personas que viven con VIH/SIDA interpusieron un recurso de protección en contra de la ministra de Salud, Carmen Castillo y el Jefe del Programa de Prevención y Control de VIH/SIDA, Edgardo Vera, exigiendo la detención inmediata de la aplicación del nuevo plan de Atención Integral en VIH/SIDA.

Según un comunicado, esto se debe a que el mencionado programa “incluye el discriminador traslado de las personas seropositivas que nos atendemos regularmente en hospitales de mediana y baja complejidad a la atención primaria de salud APS”.

Los firmantes reclaman que el Minsal ponga en marcha la descentralización de la atención en VIH, incorporando a la atención primaria en la atención de los pacientes.

En el comunicado, quienes adscriben el recurso de protección se preguntan “¿Las personas viviendo con VIH/SIDA seremos atendidas ahora en la atención primaria o en los consultorios de nuestras comunas de residencia exponiendo nuestro estado serológico a vecinos y conocidos?”.

Al mismo tiempo señalan si los expertos de salud se han consultado “qué pensamos las personas viviendo con VIH/SIDA de una medida que vulnerada el derecho a la privacidad y el derecho a la salud”.

A lo anterior agregan que “ninguno de nosotros y nosotras hemos sido consultados y/o participado de la reformulación en este nuevo modelo de atención integral que –dicen- busca reducir costos económicos pero que afecta la calidad de la atención y la integridad física – psicológica de las personas que vivimos con VIH/SIDA en Chile”.

En este sentido, el comunicado señala que “por nuestra experiencia en la salud pública creemos que esta medida afectará nuestra salud, incluyendo la adherencia a tratamientos y asistencia a control médico. Este hecho es grave para jóvenes, mujeres, pueblos originarios, transgéneras y población homo-bisexual, muchas de ellas personas que viven con VIH/SIDA de modo reservado. Personas que ahora se verán expuestas a la información pública de su condición de salud en sus comunas, barrios, vecindades. Las personas viviendo con VIH/SIDA seguimos siendo afectadas, no solo por una condición de salud compleja, sino que ahora por políticas erráticas e inconsultas del Ministerio de Salud”.

Finalmente, el texto señala que “es hora de actuar y movilizarnos para evitar la aplicación de este nuevo modelo de atención integral, las personas viviendo con VIH/SIDA tenemos dignidad y derechos reconocidos por la Ley de Sida 19.779 de 2001 que garantiza la confidencialidad de nuestra situación médica así como prohíbe cualquier acto de discriminación arbitraria”.

Lee aquí el recurso de protección