Medios periodísticos de El Salvador han denunciado que viven una crisis de seguridad debido a publicaciones de reportajes donde denuncian irregularidades en la policía local.

Los medios afectados son la Revista Factum y el medio de la red ALiados, a la que también pertenece The Clinic Online, El Faro.

Los periodistas y directivos de estos medios han señalado que han recibido constantes amenazas de muerte, debido en uno de los casos por una investigación sobre el modo de operar de grupos de exterminio de pandilleros dentro de la Policía Nacional Civil de El Salvador.

En el caso de El Faro, durante los últimos dos años han publicado casos sobre ejecuciones extrajudiciales cometidas por la Policía, en los cuales se señala que se ha convertido en una práctica sistemática, premeditada, en ocasiones a sueldo y encubierta además por decenas de agentes policiales de distinto rango.

Luego de estas publicaciones, ambos medios han recibido amenazas contra los periodistas de sus respectivas redacciones, acusándolos “de estar en alianza con las pandillas”, advirtiéndoles además que terminarán como el fotoperiodista Christian Poveda, asesinado por las pandillas en 2009.

Las amenazas han aparecido en medios como El Mundo y La Prensa Gráfica de El Salvador, generando que la “Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos de El Salvador” ordene medidas cautelares para los periodistas.

Desde estos medios acusan que el gobierno salvadoreño “ha reaccionado con negligencia o incluso con aparente satisfacción”, dando como ejemplo las palabras del vicepresidente de la república, Óscar Ortiz, quien dijo el pasado lunes 28 que había que “tocar madera para que no pase algo con un periodista”.

Al mismo tiempo acusan amedrentamientos por parte de efectivos policiales, quienes incluso se han presentado en las oficinas de El Faro y Factum.

Ambos medios exigen al Gobierno local y a los líderes políticos de El Salvador que hagan una condena enérgica y pública de estas amenazas, y a las autoridades competentes que realicen una pronta investigación para esclarecer el origen de las mismas.

José Luis Sanz, director de El Faro, señala que “vamos atajando esta emergencia, pero estamos conscientes de que se repetirán estas situaciones mientras el Estado no depure a las fuerzas policiales que han traspasado la línea del Estado de Derecho”.