El pasado verano todo el país quedó conmovido por los daños provocados por los incendios forestales, que en el caso de la Región del Maule quemaron poco menos de 300 mil hectáreas de terreno.

A varios meses de ocurridos estos hechos, la región quiere atraer a los turistas, destacando sus diferentes atractivos relacionados a la gastronomía, las tradiciones rurales y hermosos lugares desde la cordillera al mar.

Durante este mes se han realizado una serie de actividades coordinadas por el Sernatur del Maule para promover los puntos destacados de la zona.

Es así como por ejemplo el pasado fin de semana se realizó el Festival del Chancho de Curtiduría, donde hubo una degustación de comida típica, con preparación de distintos platos que tuvieron al cerdo como protagonista y música con grupos locales.

Uno de los plus de la actividad estaba en el traslado, ya que la gente fue invitada a llegar a la Estación de Talca para abordar el “Buscarril Turístico”, que realiza un romántico viaje en un convoy con dos vagones construidos en la década del sesenta, que recuerda los tiempos de esplendor del ferrocarril, en una ruta única construida a principios del siglo XX.

Pero no solo campo hay en el Maule, ya que también hay tradiciones que se mantienen desde hace décadas en la zona cordillerana de Alto Vilches, rodeada de tupidos bosques y transparentes ríos. En esa zona está Álex Roco, un hombre que mantiene la tradición de su padre y su abuelo de hacer helados de nieve, traída directamente desde la Laguna del Maule y guardada en bloques bajo la tierra en un particular proceso.

Roco cuenta a The Clinic Online que su elaboración la aprendió de su familia, cuando su abuelo iba a buscar bloques de nieve a la cordillera para vender helados en el Día de Todos los Santos, en un cementerio local. La tradición viene de los tiempos de la independencia, cuenta junto a su pareja Alejandra, que también participa en el proceso de elaboración.

La nieve no es la que se consume sino que sirve para enfriar unas bateas que contienen agua, canela y un par de ingredientes naturales, que al ser revueltos con una especie de pala, van generando el sabroso helado, que ha comenzado ofrecerse en ferias gastronómicas en la zona centro del país.

En la ciudad de Talca, capital regional que cuenta con variados servicios de alojamiento, también se puede disfrutar de gastronomía, como ocurrió el primer fin de semana de agosto con la Fiesta del Chancho.

La zona tiene gran variedad de viñas en los valles de la provincia de Curicó y el Maule, las que tienen una serie de actividades como trenes turísticos asociados a espumantes y vinos, los que parten desde Santiago y realizan paradas con degustaciones y presentaciones típicas.

Carolina Reyes, directora del Sernatur Maule, explica que “parte de la identidad de la región está en su gente, en su riquezas naturales, en esos atractivos que lo componen las personas. Tenemos una alta vocación de mundo campesino, de mundo huaso, que se vio muy afectado por el tema de los incendios y que se tradujo en que tuviéramos bajas importantes en la visitación de turistas”.

Reyes explica que el Sernatur ha realizado distintas acciones para mostrar que la región “no estaba muerta, no está dormida, no está quemada, sino que resurge a través de organizaciones sociales, de fiestas costumbristas, de festividades de distintas localidades, como la fiesta del chancho de Curtiduría”.

Galería