Un reportaje de radio Bío-Bío acaba de publicar que el senador y candidato presidencial del PPD, PC, PS, PR, IC y MAS, Alejandro Guillier, ha pagado entre marzo de 2016 y julio de este año unos 47 millones de pesos en asesorías externas. Hasta ahí, nada fuera de lo común, el hecho es que dentro de éstas hay informes copiados desde Internet y cuya autoría pertenece al propio Parlamento.

Para poner en contexto los hechos, la emisora radial explica que se trata de cuatro minutas que contienen resúmenes de las jornadas de las comisiones que sesionan tanto en la Cámara como en el Senado. Son archivos gratuitos, a libre disposición de quien quiera acceder a ellos, por eso es que llama la atención de que Guillier pagase con recursos parlamentarios por insumos a los que tiene acceso.

Bío-Bío apunta a que revisó todos los formularios de las asesorías externas rendidas por Guillier entre marzo de 2016 y junio de este año. Efectivamente -dice- hay informes de sus asesores, pero también existen cuatro elaborados por la firma Beltrán Asociados Spa. Las minutas en cuestión.

Beltrán Asociados Spa se trata de una empresa que nace una semana antes de comenzar a brindarle servicios al periodista. Pertenece al abogado Omar Beltrán Valle y opera -sostiene Bío-Bío- en un departamento de propiedad de Harold Correa, el PPD del G90 investigado por presunto financiamiento irregular de campaña.

Estos cuatro informes, subraya el medio, son copiados textualmente de los resúmenes que las comisiones publican en internet.

Tanto es así el copy-paste que el contenido reproduce de la primera hasta la última página, incluidos los errores de redacción.

El problema, entre otros, es que la normativa fijada por el Consejo de Asignaciones Parlamentarias precisa que la asignación asesorías externas tiene como objetivo “financiar la contratación de asesorías externas especializadas en las diversas áreas de la función parlamentaria”.

Guillier no se refirió al hecho personalmente, consigna el medio radial, pero su gabinete hizo envío de un email en donde se reconoce la existencia de esta minutas.

“El senador Guillier está al tanto y satisfecho de la labor de su equipo legislativo, lo que incluye el aporte de esta asesoría”, dice el correo electrónico.

“Las minutas entregadas por la Corporación a Radio Bío Bío responden únicamente a un documento de trabajo interno que consigna la labor de acopio de la información, sus cambios y avances de la discusión legislativa, en un sentido cronológico (…) de manera complementaria, Beltrán advierte de esos avances al equipo del senador por otros medios electrónicos y principalmente por teléfono, lo cual no se consigna, pues es de carácter de trabajo interno y reservado”.

Sobre cómo se rindieron estas asesorías ante el Senado, Guillier aseveró que fueron presenciales, en el estudio del abogado.

“Ese dato corresponde a una formalidad administrativa que establece lugares para dichas asesorías (las que no necesariamente son ahí) y en el período supuesto, corresponde al domicilio profesional de Beltrán. En cualquier caso, el trabajo cotidiano de Beltrán y el equipo legislativo del senador Guillier, ha sido principalmente en la sede del Congreso de Santiago”, dice su gabinete.

Respecto de un eventual plagio, el gabinete de Guillier se muestra tajante: “no reúne ninguna característica de éste. No se arroga su creación, es de uso interno (no se viste de ropa ajena), ni oculta la autoría real. Por el contrario, es de la escencia [sic] de labor mantener la fidelidad de la información reconocidamente pública”.

El equipo de Guillier insistió en que las contrataciones responden a “asesorías integrales” y que el monto de los recursos pagados “es visado, auditado y realizado por la Corporación”, subraya Bío-Bío.

“El servicio se presta de manera profesional, constante y útil, y es escencial [sic] para el trabajo legislativo, como le consta a la Corporación en su trabajo de auditoría”, reitera el gabinete de Alejandro Guillier.