A propósito de la idea del diputado José Antonio Kast de sacar la estatua del Presidente Salvador Allende, porque divide, un lector de El Mercurio, de nombre Jorge Schaerer Contreras, escribe una carta en la que propone quitar otras por la misma razón.

“También divide la de Balmaceda; luego, se saca. Y qué decir de O’Higgins y Carrera, dos estatuas menos, un parque que vuelve a llevar el nombre de quien lo pagó de su bolsillo: Cousiño, y una avenida que se puede seguir llamando Alameda, como siempre”, plantea.

También sostiene que “la estatua de Pedro de Valdivia es una afrenta para nuestros compatriotas de origen nativo”, por lo que también debería quitarse.

Para cerrar, Jorge Schaerer Contreras dice que, según entiende, “la estatua de Condorito en la Gran Avenida tampoco es del gusto de todos. Fuera”.