Una historia de terror es lo que ocurrió en la localidad argentina de San Pedro, en las cercanías de Buenos Aires, donde una chica de 15 años fue abusada sexualmente por una decena de invitados a su fiesta de cumpleaños.

La celebración fue en la casa de un supuesto amigo de la niña, donde fue violada por entre 10 y 12 adolescentes, todos menores de edad.

El espeluznante hecho, que tiene conmocionada a la sociedad al otro lado de Los Antes, habría ocurrido en la madrugada del pasado domingo, luego que un grupo de jóvenes tomara por la fuerza a la niña, obligándola a trasladarse a un potrero.

Según La Gaceta de Tucumán, la niña fue sometida sexualmente en reiteradas oportunidades y posteriormente fue abandonada en estado shock.

De acuerdo a exámenes médicos consignados por el mismo medio, la niña presenta una serie de lesiones vaginales y también en las rodillas, debido a la brutalidad de los atacantes.

La hermana de la niña aseguró que a eso de las 3:50 de la mañana se prendieron las alertas, al no encontrar a la niña en la casa donde celebraba, en eso “el dueño de la casa empieza a preguntar. Agarra una linterna y la sale a buscar. Cuando todos los que estaban teniéndola a ella ven la luz de la linterna salen corriendo todos. La encontró tirada en el descampado llorando”.

Más adelanta, la misma fuente agrega que “la gran mayoría de los que estaban no los conocían. La sacan del cumpleaños, la agarraron de los brazos y ella gritaba que no quería, que se quería venir a mi casa, pero se ve que todos lo tomaban como una broma”.

Según la versión de su familia, la chica violada volvió a la casa donde celebraban la fiesta y ahí estaban algunos de los atacantes. La hermana cuenta que “Cuando a mi hermana la llevan, ella lloraba y dijo que le hicieron algo. Los mismos chicos que abusaron de ella la trataron de loca”.

El padre de la menor, identificado como Pascual, relató a Infobae que “La sacaron y le dijeron que le tenían una sorpresa por los 15 años. La llevaron para otra parte y cuando se dio cuenta ella quiso volverse. Empezó a gritar y nadie escuchaba nada. A uno incluso le pegó. Ahí, la llevaron por la fuerza al campo y la violaron”.

Reafirmando la versión de su otra hija comenta que “Después el pibe dueño de la casa se dio cuenta de que no estaba y salió a buscarla con una linterna y cuando llegó, los que la violaron escaparon”.

Finalmente el padre de la afectada señala que “ella quedó tirada, toda mojada. La trajeron de vuelta a la casa y los violadores regresaron también. Los señaló a todos y empezaron a decir que estaba loca”.